La ética según Jorge Rial y Luis Ventura: la cobertura del caso Grimau

Intrusos dijo que el hijo de Grimau fue violado, hecho no confirmado. ¿Cuál es el límite? Un debate abierto.
Desde hace tiempo que "Intrusos en el espectáculo" se ha convertido en el lugar en el que el conductor Jorge Rial y su co- equiper, Luis Ventura, en nombre del periodismo, brindan información, pero también atacan, defenestran y lanzan peligrosas bombas que muchas veces no terminan de explotar.

En esta línea, el último capítulo que se adjunta a esta gran biblia lo protagonizó el paparazzi Luis Ventura quien, a los pocos minutos de conocida la noticia del hallazgo del cuerpo del hijo de Antonio Grimau y Leonor Manso y cuando nadie brindaba datos exactos, se "tiró a la pileta" diciendo que Lucas Rebollini Manso había sido encontrado en la Plaza de Coronel Díaz, golpeado, violado, semidesnudo y que la causa de su muerte estaría relacionada con el fútbol y los barrabravas.

Claramente esta furiosa catarata de información se contraponía con lo que estaban informando el resto de los programas: que Lucas había sido internado el Hospital Fernández y que, tras cuatro días, murió por un cuadro de neumonía.

Pero, días después, la Revista Veintitrés sorprendió con un material fotográfico en el que se veía al hijo de Grimau completamente desnudo, en la vía pública, bajo la lluvia, en plena noche. Y, para colmo, esas imágenes estaban acompañadas de testimonios que suscribían que Lucas se había escapado de la guardia del nosocomio -por eso su desnudez-y que había sido recogido de la calle a fuerza de golpes.

Al conocerse este material, Ventura se sintió en su salsa, pues aquellos que habían condenado su información de último momento, ahora debían darle la razón. Sin embargo, pareció olvidar que él también había afirmado que Lucas había sido violado, un hecho que fue denegado por la autopsia.

A propósito, Jorge Rial, como invitado de "La Cornisa" debió hacer frente a esta situación y minimizó "el error periodístico": "A mí me cayó la información de la muerte cinco menos cinco de la tarde, sin nada de información... Durante, 20 - 25 minutos, Ventura y yo, con nuestro teléfono nada más, llamamos a gente que nos podía tirar información porque nuestros colegas que están tan bien informados y todo, no tenían nada".

"Y seguramente cometimos un montón de errores; creo que cometimos un solo error: que es el que más nos revientan y todo porque Luis en un momento en el fragor dice bueno, podría haber sido violado´, obviamente cuando me encuentro con eso dije pucha acá metimos... Todo lo demás fue cierto, fuimos los primeros que dijimos que había aparecido golpeado, porque la información, era de una muy buena fuente... Fuimos los primeros que dijimos que había estado en el Fernández, fuimos los primeros que dijimos en que estado llegó al Fernández, fuimos los que dijimos que estaba abajo del agua en los charcos y nos desmintieron y después se ve la foto de que fue verdad, obviamente en el fragor de la nada, nosotros podemos cometer errores y lo asumo eso, ahora todo lo demás fue cierto".

Resulta difícil comprender que un dato tan "complicado" haya sido producto de un fragor y que quede justificado como "lo único que no fue verdad". Pero para el intruso es así: "Podemos equivocarnos, pero fuimos los primeros en decir que lo habían golpeado, que había sido internado y detenido en medio de charcos de agua".

Y es que para Rial, representante de él mismo y también de Ventura, los límites no existen y la ética del periodismo debe ser discutida en tanto y en cuanto también sea discutida la del resto de los poderes, por lo menos eso es lo que dice sin reparos: "¿Cuáles son los límites hoy? Sí hoy el talento de muchos es mostrar su vida privada. En el mundo del espectáculo no hay más talento, está en vías de extinción...A mi me parece, está bien discutamos, pero discutamos todo. La ética de los políticos, la ética de los que nos mandan, de los que se enriquecen yo quiero saber todo", dice, como sí estuviese escribiendo el prólogo de una biblia que se va acomodando según las circunstancias.

¿Yerba mala nunca muere?, en VxV.com