Adrián Suar fue padre de Florencia Bertotti

Es el tercer día de rodaje de Igualita a mí. Primera vez que Adrián Suar y Florencia Bertotti filmarán juntos. Ella luce una enorme (y falsa) panza de embarazada. Los dos graban una escena en que Freddy y Aylín, los personajes que interpretan, llegan a la puerta de un condominio. Se escucha el grito de "¡Corte!" del director Diego Kaplan y Suar se va a cambiar de ropa. Florencia aprovecha la pausa para conversar. Dice que decidió participar en el filme porque le encantó el guión.

"Es una historia divertida y tierna", describe, y cuenta que interpreta a una chica que llega del sur, embarazada. "Me resulta fácil, porque ya pasé por esta experiencia", explica, y se toca la panza de mentira. Además, Florencia quiso participar en la película porque tenía ganas de actuar con Suar, con quien ya había trabajado pero nunca frente a las cámaras, sino en los roles de productor y actriz (en el filme Dejala correr). "Nos llevamos re bien. Estamos al servicio del otro", dice sonriente.

Entonces, llega Suar, de traje, para filmar otra escena. La repiten varias veces, porque al director no termina de convencerle un momento en el que Freddy entra al condominio y con un "Hola, campeón" saluda a un nene que pasa caminando junto a su mamá. "Me interesó el proyecto por la historia, por poder trabajar con Florencia y por volver a hacer cine", dice el actor en una pausa del rodaje, y reconoce que se siente igual de cómodo que en teatro y televisión.

Cuenta que su personaje es un soltero, que vive de fiesta en fiesta, y que "de la noche a la mañana le aparece una hija y está embarazada". Ahí empezarán los encuentros y desencuentros. Para saber como termina, habrá que esperar hasta el estreno, en agosto de este año.