Lesbianismo ¿moda o liberación?

Cada vez más las famosas confiesan sus romances con mujeres. Muchas adolescentes lo toman como algo natural ¿son o se hacen?

Eso de besarse mujeres con mujeres es como un furor de lo más cool en Hollywood. Finalmente Jodie Foster salió del armario, Lindsay Lohan se desintoxicó y dice que tiene novia, hasta la dulce Drew Barrymore admitió que siempre se consideró bisexual porque adora el cuerpo de la mujer. Todas ellas, y muchas otras, ya pasaron a engrosar lo que en Estados Unidos llaman The Rubyfruit Mafia, a donde van a parar las "famosas les".

Pero para acercarnos a nosotros mismos, en ámbitos más pedestres y argentinos, convengamos que ya no es de escándalo ver a dos chicas adolescentes besándose. Sé que estas escenas a los señores les causan un calor especial. Muchos lo tienen en el top ten de sus deseos más ardientes e imposibles. Pero aceptémoslo, el jugueteo lésbico se está convirtiendo en moneda corriente.

Lo mejor de todo es que parece ya no ser algo que hay que ocultar. Pocos años atrás ni a la más canchera se le cruzaba ponerle un beso de lengua a una dama amiga. Nop. Ahora sí. La cuestión, creo, a dilucidar es si este ¿fenómeno? es la consecuencia de un auténtico deseo de las mujeres por otras mujeres o si solamente es una cosa cool, una moda, un toque salvaje para una chica que no tiene la menor intención de ejercer el lesbianismo. En cualquier caso, el permiso nuevo parece saludable.

Pero digo: los límites a veces se corren y lo prejuicios los acompañan. Probablemente muchas digan que un beso (o varios) con otra mujer no te convierte en lesbiana, ni siquiera en bisexual. A lo mejor el beso y el cachondeo light pasan a ser una fórmula "permitida" aún dentro del mundo hetero. Tal vez sigue existiendo el prejuicio sobre el lesbianismo, pero se reserva a prácticas lesbianas un poco más hardcore, por decirlo de alguna manera... Y si así fuera, vaya desilusión.

Confieso que me entusiasma la idea de presenciar una suerte de segunda revolución sexual en la que la gente pueda besarse públicamente con gente del sexo que sea, sin tener que preocuparse porque otros puedan considerarlo una barbaridad. Pero no está pasando eso ¿o sí? Por lo pronto, para los hombres no hay permisos semejantes. Ellos, siempre machos, mantienen las distancias con sus congéneres.

Creo que aún no se sabe bien hasta dónde da el elástico. Por ejemplo, a vos hombre argentino ¿te parece bien que tu novia incursione en la boca de otra mujer? Ojo que no estamos hablando de la situación del trío en la intimidad, si no de una noche amena y entre amigos. A vos mujer, argentina ¿te asaltan las dudas sobre tu propia sexualidad si besás a otra mujer? Sincerémonos ¿no? por lo menos acá, que somos pocos ;)

¡Los espero en Facebook!