Una madre que defiende a su presa

Durante toda la semana pasada, el desconocido perfil de mujer aguerrida de la hija de Susana Giménez fue el tema principal de los programas de televisión. Su madre la defiende.

Y es que la siempre tan sumisa y tan tímida Mercedes Sarrabayrouse, ahora se mostró como una mujer despechada que no acepta que su esposo, Eduardo Celasco, la haya dejado por una mujer mucho más joven. Ocurrido el hecho, los testigos, los dimes y diretes y las declaraciones de la víctima, Vito Rodríguez, decían que Mecha, acompañada de sus hijos, había trompeado a la melliza Petardo, la había insultado severamente y la había arrastrado por la vereda.

Luego fue tiempo de denuncias y de una foto familiar de la hija de la diva junto al causante de la pelea (su marido) para las portadas de las revistas. Sin embargo, todos aguardaban pacientemente el testimonio de su madre que, aunque tardó, llegó. No fue en un living, ni en el marco de una charla amena, fue en un aeropuerto a las corridas, cuando Susana llegaba de viaje. La cronista de "Intrusos 10 años" se acercó a la "Su" y le preguntó: "¿Cómo está Mercedes?". Entonces fue turno de que Susana le clavara una mirada furiosa y le contestara antipáticamente: "¿Y cómo querés que esté? ¿Nunca te pasó algo así?".

Es que por varios motivos, a la diva esta situación la incomoda severamente: porque su protagonismo se desplazó hacia su hija, porque se ve involucrada indirectamente en una situación de violencia cuando ella es una gran predicadora de la paz y porque es madre y, por obvias razones, sufre por su hija. Así, como una madre que defiende a su presa, se la vio a Susana "saltando" por Mecha.