El brazo, la nueva pantalla táctil

Un nuevo desarrollo permitirá utilizar el propio brazo para introducir información en la computadora.
¿Te olvidaste el celular? No importa, arremangate y marcá. ¿Querés jugar al Tetris sin que se den cuenta en el trabajo? Abrí la mano y hacé como si estuvieras recitando algo de memoria, así jugás tranqui.

Un desarrollo conjunto entre la Universidad de Carnegie Mellon y Microsoft dio como resultado a Skinput, que transforma al brazo en una pantalla táctil.

Si, se trata de mostrar en el brazo lo que se ve en la pantalla de un smartphone, pero también de introducir información presionando sobre él.

En rigor, el sistema analiza las vibraciones que produce el cuerpo al ser tocado con la punta de los dedos. Claro que también tiene en cuenta los músculos, tendones y huesos que entran en juego en cada milímetro de piel que se vaya a utilizar.

Para interpretar esas señales, diseñaron un bio-sensor acústico que detecta los patrones de sonido cuando se presiona la palma de la mano, la muñeca o el propio brazo. Y es que cada área tiene una firma acústica específica que puede estar asociada con distintas funciones.

Además, es capaz de distinguir si se trata de sólo un toque suave, una presión o un pinchazo.

Para interpretar estos gestos el sistema utiliza un brazalete, que se adjunta a la zona del bíceps. Allí recoge las ondas que se propagan a través de los tejidos del brazo después de dar los golpecitos con la punta de los dedos o en otro lugar en el brazo, hasta la zona por encima del codo. Las imágenes se ven en el brazo gracias a que trae un proyector en el brazalete.

No importa si el cuerpo está quieto o en pleno movimiento, el sistema funciona a la perfección de cualquier forma. Según las primeras experiencias con el dispositivo, Skinput tiene una precisión de un 95 por ciento.