Nuevo concepto: "la esperanza de vida sexual"

Es la media de años que una persona disfruta el sexo. Según una investigación, los hombres viven menos que ellas, pero gozan hasta el final.
Siempre tendí a subestimar las cosas que supuestamente explican que hombres y mujeres sean tan distintos, salvo ¡obviamente! los asuntos anatómicos evidentes. Pero parece que las diferencias entre las experiencias sexuales de varones y mujeres son profundas. Por ejemplo, parece que ellos tienen una esperanza de vida sexual más larga. Caramba.

Por primera vez una investigación se propuso averiguar hasta qué edades la gente tiene sexo, y así como podemos hablar en términos demográficos de "la esperanza de vida", ahora también podamos hablar de la "esperanza de vida sexual". El dato concreto es que los varones a los 55 años están en condiciones de esperar, al menos, otros 15 años de actividad sexual. Ellas en cambio a esa misma edad, solo aspiran a otros 11 añitos de sexo.

Ustedes dirán que es porque las damas a esa altura de la vida pierden motivación, impulso, ganas... Pues no, lo que les pasa a las mujeres en ese tramo de la vida, la razón por la que dejan de tener sexo, es que se les mueren los maridos. Lamentablemente. Acá la culpa de que las damas no disfruten su vida sexual hasta que se les escapa el último suspiro, es de ellos.

Pero parece que hay más diferencias, según consignó en su investigación Stacy Tessler, profesora de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Chicago: el interés y la calidad del sexo es más alta entre los hombres. Sólo el 50 por ciento de las mujeres entre 75 y 85 años dice que la pasa bien en la cama, mientras que entre los señores, el 71 por ciento asegura que la pasa bomba. Si se me permite la opinión, en este caso, yo apostaría a que ellos mintieron y ellas dijeron la verdad...

De todos modos, la conclusión del estudio es que no se trata de que las señoras disfruten menos o pierdan las ganas antes que los varones. El dato fundamental es que ellas viven más tiempo, se quedan sin pareja y a esa altura muchas no desean encarar nuevas aventuras sentimentales.

Por supuesto, la buena salud es otro factor que pesa sobre el deseo y la frecuencia sexual. Quienes se sienten bien, por muchos años que tengan, mantienen una vida sexual más activa que los que tienen problemas de salud. Ténganlo en cuenta para cuando hagan planes a futuro.

¡Los espero en Facebook!