Toda la intimidad del Oscar argentino

Cuando faltaban 41 minutos para el cierre de la transmisión de tres horas y media, Pedro Almodóvar pronunció: "The winner is El secreto de sus ojos", y el director Juan José Campanella estalló de emoción.

Se abrazó con su esposa, subió al escenario y no sólo saludó al genial español, sino también a Quentin Tarantino. Lo acompañaron los productores del film y Guillermo Francella, y con ellos como respaldo pronunció un discurso de agradecimiento que culminó con un mensaje solidario con los "hermanos chilenos", víctimas del terremoto del 27 de febrero.

Mientras los representantes de la película festejaban sobre la alfombra roja, otros lo hicieron muy cerca de allí, como es el caso de Eduardo Sacheri, autor de la novela.

Pasadas algunas horas fue tiempo de rememorar el momento del triunfo, pero un Campanella todavía conmovido sólo atinó a decir: "¿Sabés que me cuesta? Siento que todavía no me cayó la moneda.