Kathryn Bigelow fue la mejor directora

Es la primera vez en los Oscar Le ganó a su ex marido, James Cameron, el de "Avatar".
La 82° edición de los premios Oscar, al margen del premio a El secreto de sus ojos, se mantuvo dentro de lo previsible. La gran ganadora fue Vivir al límite, la película de Kathryn Bigelow, que se llevó los premios a mejor filme, mejor director (es la primera vez que lo gana una mujer), guión original, montaje, edición y mezcla de sonido: seis premios en total.Su gran rival, Avatar, de su ex marido James Cameron, debió conformarse con apenas tres estatuillas: dirección de arte, fotografía y efectos visuales.Jeff Bridges se ganó el premio a mejor actor, previsiblemente, por Loco corazón.Sandra Bullock, también la gran candidata, fue la mejor actriz por Un sueño posible.
Hasta el momento del premio a El secreto de sus ojos, los galardones no habían sorprendido a nadie. El primero en recibir su estatuilla fue Christoph Waltz, el austríaco que interpreta al nazi Coronel Landa en Bastardos sin gloria, ganador cantado si los había. No se sabía si Waltz estaba más contento por el premio o porque se lo dio Penélope Cruz.

El segundo premio fue igual de previsible. Tras una introducción con los personajes de las películas animadas siendo entrevistados como si fueran personas reales, el premio fue para Up, una aventura de altura, de Pixar, dirigida por Pete Docter. Otro número puesto.Miley Cyrus y Amanda Seyfried presentaron otro premio que se dio antes de lo esperado. El de mejor canción. Sin cantantes ni números musicales en escena, el ganador fue el tema de Loco corazón: The Weary Kind. También la favorita.El conteo de premios para Vivir al límite comenzó al ganar una de las categorías que tenía menos segura: mejor guión original, dejando en el camino a Quentin Tarantino (Bastardos sin gloria). Luego ganaría los dos de sonido.

Ben Stiller disfrazado de Na vi dio el premio a mejor maquillaje que, también previsiblemente, fue para Star Trek. Las únicas sorpresas por el momento venían en las categorías de cortometrajes.
Después se dio el de Mejor Guión Adaptado y, fue la primer sorpresa de la noche: ganó Jeffrey Fletcher, por Preciosa, cuando la gran candidata era Amor sin escalas, de Jason Reitman.
Otro premio esperable: Mo Nique, la actriz de reparto de Preciosa, dándole el segundo premio al filme.La ceremonia había comenzado con todos los actores nominados sobre el escenario para dar paso a Neil Patrick Harris, el actor de la serie de TV How I Met Your Mother quien, tras una canción en la que demostró tener muy buena voz, dio paso a los dos presentadores, Steve Martin y Alec Baldwin, quienes durante diez minutos hicieron una sencilla rutina cómica en la que nombraban los diferentes filmes, directores y actores y lanzaban algunas bromas.

Por ejemplo: "Ahí está Meryl Streep. Todos dicen que es la más nominada, pero nadie dice que es la que más veces perdió también". O bien decirle a Christoph Waltz que aquí su personaje de comandante nazi se podría hacer un festín. "Este es el sector de Bastardos sin gloria, la nave madre -dijo Martin mirando a una comunidad hollywoodense con alta proporción de judíos-. Y estos -agregó, señalando a Tarantino-, son apenas los que hicieron la película" O, bueno, ponerse anteojos 3D para mirar a James Cameron. O armar bromas en conjunto con George Clooney que siempre miraba con falsa seriedad, como si nada le causara gracia. Una rutina discreta y festejada tibiamente por el público. Todo dentro de lo esperable. Un poco aburrido. Hasta que claro: todo explotó con Campanella.«.