Festejo en la casa de Gioia

El humorista y los actores Mario Alarcón y Mariano Argento lo vieron juntos por televisión. Abrazos y lágrimas.

Los actores José Luis Gioia, Mario Alarcón y Mariano Argento, quienes en El secreto de sus ojos interpretan papeles secundarios, miraron la transmisión de los premios Oscars desde la casa de Gioia en el barrio de Belgrano y Clarín estuvo allí. Junto a amigos y familiares, con vino y empanadas, siguieron la ceremonia con ansiedad. Hubo pálpitos, chistes de Gioia ("Miren, ahí hay unos asientos vacíos. Son los nuestros", dijo en un momento), comentarios cinéfilos y quejas por lo larga que se hizo la ceremonia.  Cuando llegó el momento de anunciar la ganadora a Mejor película extranjera, se desearon suerte y se quedaron en silencio. En la televisión, el cineasta Pedro Almodóvar abrió el sobre con el nombre del filme ganador y Gioia y Argento, apretando con su mano una cruz que llevaba en el cuello, se levantaron de su silla.

Entonces, Almodóvar lo dijo: "El secreto de sus ojos". En la casa de Gioia explotó la alegría: hubo saltos, gritos, abrazos, fotos, y algunas lágrimas. Los celulares empezaron a sonar y comenzaron a llegar los mensajes de felicitaciones. Gioia se asomó por la ventana de su casa y empezó a gritarle a los vecinos que se despertaran a festejar."Es un premio muy importante. Hacer una buena película ya es un sacrificio enorme y ganar esto es como meter la pelota", expresó Argento, quien en el filme hace de Romano y se hizo popular luego de aparecer en un spot de la AFIP como Don Carlos. "Campanella es un héroe", agregó. Para Argento, la película gustó tanto por la combinación de una historia de amor con una investigación policial y con el retrato de un periodo histórico.

Para Alarcón (hizo del juez Fortuna Lacalle), el premio significa "una alegría muy grande". "Primero tuve la suerte de trabajar con Campanella, a quien admiro, ya ahora esto, que ya es demasiado", dijo. Le contó a Clarín que lo primero que le dirá al director cuando lo vea es: "Gracias por confiar en mí". Según Alarcón, además del guión, la dirección y las actuaciones, "la factura técnica tuvo mucho que ver" para que la película resultara premiada.Gioia, quien en El secreto... interpretó a un policía, fue el más emocionado de los tres: cuando recibió un mensaje de texto de su hermano se largó a llorar. "Desde un principio negué la emoción, pero exploté", expresó Gioia, quien admitió que no tenía muchas esperanzas de que la película ganara el Oscar. "Nunca imaginé que en mi primer intento iba a llegar tan lejos. Es maravilloso. Campanella me dejó ser yo", comentó el humorista, quien dijo estar esperando "una gran fiesta" cuando el director regrese de los Estados Unidos. "Además, queremos la foto con la estatuilla", añadió