¿Te imaginás navegando a 80 Mbps?

Cisco anunció una nueva tecnología desarrollada para empresas permitirá enviar y recibir información en una forma nunca vista hasta ahora.
Una gran expectativa despertó el llamado a conferencia de prensa mundial de la empresa Cisco, que prometía "revolucionar Internet". Durante varios días los responsables de prensa mantuvieron bajo siete llaves el secreto del anuncio, y finalmente ayer por la tarde se dio a conocer.

Se trata de una plataforma de routers para empresas, capaz de descargar "toda la biblioteca del Congreso estadounidense" en un segundo o, según otro ejemplo brindado por la empresa, permitirá que más de 1.300 millones de personas (la población de China, por ejemplo) realicen una videoconferencia en forma simultánea o, incluso, capaz de transmitir todas las películas filmadas en la historia en 4 minutos.

El nombre de este nuevo router empresarial es CRS-3 Carrier Router System, que dispone de una capacidad de transmisión de hasta 322 terabits por segundo, o 322.000 millones de bits por segundo. Costará 90 mil dólares y, según Cisco, permitirá, en teoría, llevar la velocidad de acceso a Internet de 1 Mbps a unos teóricos 80 Mbps, en un futuro cercano.

Según un comunicado de la empresa, CRS-3 "está diseñado para servir como base para la próxima generación de Internet y aportar un ritmo de crecimiento fenomenal para la transmisión de videos a través de teléfonos inteligentes, dispositivos portátiles y los nuevos servicios en línea cuyo desarrollo se puede anticipar a lo largo de esta década".

La creciente demanda de tráfico de Internet, a través de las videollamadas, telepresencia, juegos, televisión 3D, videos online, cloud computing requieren, de acuerdo con la óptica de la empresa, de una mayor infraestructura de hardware.

El sistema tiene una especie de GPS propio, denominado NPS, capaz de determinar automáticamente por dónde conviene desviar el tráfico de información para que se aproveche mejor el flujo de los datos.

De acuerdo con los analistas, el anuncio no fue casual: hace poco menos de un mes, Google anunció su intención de convertirse en proveedor de Internet, a través de la instalación de una red cien veces más rápida que las usadas actualmente.