La guerra detrás del Oscar

Fue el suceso de los últimos tiempos, no sólo para la industria cinematográfica nacional, sino también para todo el país; pero lejos de ser todo alegría, quedó al descubierto una interna que puede terminar con una sociedad.

Según se dice, durante la filmación, Ricardo y Campanella habrían tenido un entredicho que se intensificó por los dimes y diretes que se suscitaron por la entrega de las entradas para la ceremonia.

Lo que sucedió es que Ricardo Darín dijo desde el primer momento que no le interesaba concurrir a los premios, y que aparte debía hacer teatro. Luego manifestó que no había sido invitado, y más tarde se retractó aportando que sí había sido convocado pero no lo sabía.

Mientras tanto, Guillermo Francella optó por el camino contrario, y desde el minuto cero manifestó sus ganas de ser parte de la ceremonia,y así fue como lo logró.

Por ese motivo, mientras Campanella y Francella, actor de reparto de "El secreto de sus ojos" festejaban en Los Ángeles, los protagonistas, Ricardo Darín y Soledad Villamil lo hacían desde un hotel céntrico de Buenos Aires: raro ¿no?