¿Sin sal en los restaurantes de New York?

Un proyecto de ley pide prohibirla en las cocinas comerciales neoyorquinas. Los cocineros no podrían usarla, pero los locales podrían darle el condimento a los clientes que la pidan.

No sólo en Argentina los legisladores presentan curiosos proyectos de ley. En este caso, un miembro de la asamblea legislativa de New York envió el proyecto de ley A10129 que prohibiría a los cocineros añadir sal a sus recetas, según publicó Telegraph.co.uk.

De esta forma, los restaurantes neoyorquinos podrían enfrentarse a la prohibición del uso de sal en sus cocinas, aunque los clientes sí dispondrán de saleros en los locales, por si desean su plato algo más salado.

La idea, propuesta por el democráta Felix Ortiz, de Brooklyn, es que se le de a los clientes la posibilidad de elegir si quieren o no cloruro sódico en sus comidas.

De aprobarse la medida, aquellos restaurantes que no cumplan la normativa deberían pagar una multa de 1.000 dólares.

En esa ciudad, se estima que alrededor de 1,5 millones de los residentes padecen hipertensión, para lo que resulta muy perjudicial el consumo elevado de sal y ya hay campañas para reducir el uso de este condimento.