Ingeniosos: millonarios compran helicópteros para evitar el tráfico

Los magnates de Filipinas prefieren volar por la capital del país para evitar la intensa congestión en las calles y ya no compran autos de lujo.
"He trabajado mucho y ahora quiero disfrutar de la vida, me encanta viajar pero odio el tránsito, por eso decidí comprarme uno", le contó a la prensa Jomar Hizon, dueño de una fábrica de procesamiento de carnes, llamada Pampanga s best y ubicada en San Fernando, a cien kilómetros de Manila, la capital de Filipinas.

Y es que los autos de lujo dejaron de ser indispensables para algunos millonarios filipinos. Ellos prefieren comprarse un helicóptero y evitar los interminables congestionamientos en las rutas del país. Algo que, como la mayoría de la gente, sufre con mucha frecuencia en todas partes del mundo.

El helicóptero de Hizon es de color y descansa en el pequeño círculo de cemento que Hizon hizo construir en el jardín de la fábrica. El piloto de su nuevo transporte es su propio hermano, a quien le paga 60 dólares la hora.

La aeronave se eleva apenas un poco más de cien metros del suelo, ya que hay un aeropuerto internacional cerca, y atraviesa a unos 200 kilómetros por hora las partes más pobladas de la zona. Tarda unos 20 minutos en hacer el recorrido.

"Llegar desde aquí a Manila me costaba a veces casi tres horas, especialmente si tenía que atravesar parte de la ciudad, pero ahora me planto en el aeropuerto en 23 minutos", aseguró orgulloso el millonario.

Hizon contó que usa su helicóptero sobre todo para el ocio: "Puedo ir a cualquier lado, al monte a relajarme, a pescar o de camping, y estar de vuelta en el trabajo cuando quiera sin tener que tragarme los atascos".

Pero este hombre no es el único que tiene su propio aparato volador. Aquellos adinerados que pueden gastar algo así como medio millón de dólares para comprarse un helicóptero lo hacen con entusiasmo.

Por eso, gran parte de los magnates ya tienen su helicóptero para trasladarse dentro Manila y los que no, seguramente, ya lo están pensando.