El Mago Black contra Sofovich

El encantador habló con Rial y se despachó con todo: dijo que su jefe, Gerardo, nunca le pagó la casa de 25 mil pesos que le había prometido.
No siempre quienes se dedican al arte de la magia pueden encantar a todo el mundo, y vaya sí lo sabe el Mago Black, que se convirtió en "el primer enemigo de Sofovich", cuando decidió hablar con Rial. Sin importarle demasiado el que dirán, el Mago se sentó ayer en un móvil de "Intrusos 10 años" y se despachó con todo: dijo que su jefe, Gerardo Sofovich, con quien hizo toda la temporada en Carlos Paz con el espectáculo "Gracias a la villa", nunca le pagó la casa de 25 mil pesos que le había prometido por contrato (y que se tuvo que pagar él), que sólo ganó 7 mil pesos durante toda la temporada y que la obra no tuvo demasiada convocatoria.

En términos generales, "Black" le dio la razón a Jorge Rial, quien se la pasó todo el verano hablando del fracaso del espectáculo de su archienemigo. Al hablar, el mago/humorista sabía a que se estaba exponiendo, porque le estaba dando de comer al peor enemigo de su casa, y tal como suponía, ocurrió.

Según contaron hoy los intrusos, "Black" llegó ayer al teatro y no fue ni mirado por el productor: no lo saludó, en el escenario lo presentó de espaldas y obligó a sus otros empleados a que lo llamaran "el panqueque del año". Y cuando el Mago fue consultado por todos los embates recibidos, sólo atinó a decir: "A mí no me importa que no me salude Gerardo, yo ya me cansé y tuve ganas de hablar y hablé".

Rial contento, agradecido y chocho porque, como siempre ocurre, cuando el aliado deja de ser aliado, se transforma en enemigo y se une a los que ya lo son.