¿La belleza es contagiosa?

Dicen los científicos que estar en pareja con alguien atractivo te hace ver más deseable a vos también.

Cualquier argentino conoce bien las leyes de la histeria según las cuales, cuando un hombre está en pareja, comienza a recibir toda la atención femenina que antes no obtenía. Basta ponerse de novio para que todas las demás te tiren los perros.

Ahora investigadores de la Universidad de California bucearon en las bases científicas de este fenómeno y sí, confirmaron que este es un efecto mucho más potente entre las damas. Ellas cambian su opinión acerca de vos en función de quién tenés al lado. Ellos tienden a fijarse en todas, no importa con quién anden (lo dicen los científicos, eh).

Explicación: es un típico comportamiento del reino animal (en este caso entiéndase mujeres sin personalidad) imitar las elecciones que hacen otros (o sea, otras mujeres).

Para comprobar cómo funciona esta cuestión, los investigadores armaron parejas con fotografías y comprobaron que los varones que aparecían junto a mujeres más atractivas eran más deseados que cuando aparecían (esos mismos varones) al lado de mujeres no tan agraciadas.

Pero además, los investigadores hicieron un detallado seguimiento de hacia dónde se dirigía la mirada, es decir, a quién miraban más en la foto. Y así descubrieron que las mujeres miran más a la mujer del candidato que al candidato en sí. Espeluznante.

Cuando un hombre está con una mujer atractiva, otras mujeres lo perciben más atractivo... Lo bueno es que esto no solamente es así mientras dura la relación. El efecto puede continuar vigente aún después de terminada la pareja. Basta que otra mujer conzca y tenga en mente a la ex.

Así que ahora, varones, tienen la oportunidad perfecta para estrenar una nueva paranoia. Ya no solamente pueden, como comúnmente hacen, preguntarse "¿qué me vio?" tal o cual chica que les dio bola, si no que ahora además tienen la excusa perfecta para paranoiquearse con la idea de que en realidad la chica los eligió no por sus maravillosos bíceps, no por esa simpatía a prueba de balas, no por esa inteligencia superdotada, si no por esa ex que arrastraban de la mano. O por la actual, que todavía los acompaña.

Lo que es la ciencia...

¡Los espero en Facebook!