"Antes me drogaba y la pasaba mal"

Entrevista a Jorge Rossi. El ex bajo de Intoxicados prueba suerte con su banda, Manto.

En el dorso de una mano, Jorge Rossi tiene un tatuaje de intoxicados. Agarra un vaso y el dibujo queda tirante. "Ah. Sí, puede ser como el tatuaje de una ex novia. No, en realidad, es como el de un hijo. Pasé muchos momentos buenos con Intoxicados, cuando escucho los discos me siento orgulloso". El ex bajista de la ex banda de Pity Alvarez hoy está al frente de Manto y lanzó su debut, De velocidad, de tiempo y despacio.

Aunque Intoxicados haya redefinido la canción con genética rolinga, el prejuicio propone a Manto como una continuación. Pero no. Las canciones de Rossi devienen otro ejercicio de pop chabón (Tipitos) de canción redonda e influencias surtidas. "Yo vengo con un cartel de otro palo, pero son canciones. El rock está en uno. Después... ¿la música? ¿O quién puede decir que Frank Zappa no era rock? El mío es un disco guacho, tiene papá, pero mamá, no".

Grabó el disco con la ayuda del ex tecladista intoxicado Adrián "Burbujas" Pérez y de Carlos "Negro" García López, María Eva Albistur y Fernando Samalea. En vivo toca con dos ex Turf: Fernando Caloia (batería) y Nicolás Ottavianelli (bajo).

Alguna vez dijo que se había enterado de la vuelta de Viejas Locas, la anterior banda de Pity, por la televisión, mientras que Pity dijo que era un traidor. Nadie asumía su rol como artífice de la separación de Intoxicados. "Con Pity ya está todo bien. Hablamos, vino a mi casa. Al principio estábamos muy calientes, pero con el tiempo se pasó. Con él siempre tuve una buena relación afectiva. En lo musical, a lo último ya estábamos distanciados. No había ensayos, yo quería hacer algunas cosas y él, otras.

¿Y qué hacías si no ensayaban?

Me drogaba. Es un bajón. La pasaba mal. Por eso quise ponerle Manto: cubrir todo lo que había pasado y empezar de vuelta con algo nuevo sobre eso. Me siento mejor espiritual y musicalmente. Con ganas de hacer algo nuevo y completamente distinto. Con Intoxicados habíamos tocado en festivales, en lugares grandes y ahora estoy tocando para cien personas.

Un bajón.

No, no es un bajón. Pero hay que remarla. Soy consciente de que estoy empezando con algo nuevo. «

Una de las razones de la salida de Intoxicados de Rossi tuvo que ver con malos manejos con la plata. "Algunos rockeros no se preocupan mucho de eso. Tienen abogados y alguien que se ocupa de esas cosas. Si lo hablé en ese momento fue porque también fue algo que me dolió. Yo vengo de un lugar muy humilde y sigo estando en ese lugar. Peleo todo lo que puedo para mi familia, para mi hija, para mi mujer. Peleo lo que me corresponde. En ese momento también. No me da vergüenza decirlo. Me chocó cuando me leí. Pero se dio así", confiesa y ahí recuerda cuándo vio a Pity por última vez. "La semana anterior al show de Viejas Locas en Vélez. Vino a las nueve de la mañana. Tocó timbre y buena onda. Se quedó hasta las 12 del mediodía y charlamos. Después del show de Viejas Locas no sé, él tuvo sus quilombos. No lo vi más. Si vino una vez más, yo no estuve. Supongo que debe estar bien. Siempre está bien. Bueno, está como quiere estar".