"Los extrañé"

Desde que terminó "Showmatch" 2008, nunca más se había sabido de Karina Jelinek. Hasta ahora. Qué se trae entre manos.
Hay personajes de la televisión que, al alejarse, se hacen extrañar mucho. Y hay otros, en cambio, que se pueden ir para no volver, y nadie atenderá a su ausencia. Karina Jelinek se corresponde con este último grupo de seudo figuras mediáticas, puesto que, desde que terminó "Showmatch" 2008, nunca más se había sabido de ella.

Apariciones en algunas revistas y algún que otro comentario al pasar sobre su vida amorosa, pero nada más. Pero hoy apareció y decepcionó a todos aquellos que podrían haber pensado que un tiempo de refresco le serviría para "avivarse un poco". ¿Es o se hace?, es la pregunta que se suele hacer cuando ella irrumpe en escena y a esta altura el "es" le está ganando por goleada al "se hace". Apareció en "Este es el show" y mostró la misma "inocencia de siempre". "Los extrañé chicos, desde que participé en "Showmatch", que para mí fue una experiencia inolvida.-y no le salió la palabra-, que no los veía", dijo Karina al ingresar al estudio.

Claro que quienes estaban a su alrededor, apenas la escucharon, empezaron a reírse, no con ella sino de ella. "¿Estás de novia?", le preguntó José María Listorti. "No, estoy solita. Ay, aprovecho para mandarle un saludo a Rozín que me invitó a su programa y no pude ir", dijo desubicadamente en medio de la respuesta.

Y continuó: "Busco un hombre que me acepte como soy, porque yo cuando quiero soy muy celosa". Sin importarle demasiado al conductor lo que decía, arremetió preguntándole que hacía con un libro en la mano y ella, sin premeditarlo contestó: "Me lo dio la producción para que haga lo mismo que hice durante tres años con Marcelo, pero es tan largo que no me lo pude aprender", señaló con sinceridad bruta, sin tener en cuenta que estaba quedando como una dominada y una básica, y que hizo quedar a los productores como unos manipuladores.

De esta manera, Karina volvió un día sin ser llamada y, lamentablemente para todos aquellos que creían que podía madurar, demostró que eso es una misión imposible.