Tu casa ¿un arma de seducción?

Cuando ella va a tu casa no solamente ve un departamento, si no también una especie de retrato de quién sos. ¿Qué detalles miran?

Así como el guitarrista de una banda gana siempre, no importa lo feo que sea, hay cosas que seducen a las mujeres más allá de la facha del galán. A veces no es lo que decís, no es lo que vestís, ni la pinta que tenés. A veces puede seducir un puesto importante en una empresa multinacional, o una artesanía hecha con tus propias manos. O algo que, como por descuido, encuentra en tu casa...

Cualquier mujer que por H o por B llega a tu departamento va a chusmear un poquito lo que hay a su alrededor. Es que los lugares, y las cosas que hay en los lugares donde vivimos, dicen algo acerca de nosotros. Y esa es una oportunidad para decir algo bueno.

No se trata de tener muebles caros, no no no. Pero si ella descubre que esa hermosa lámpara, la hiciste vos con tus propias manos. Mmm, se va a dar cuenta de que, efectivamente, todavía tiene cosas para descubrir en vos, tal vez inesperadas.

Encontrar que la cocina de un varón está preparada para verdaderos desafíos culinarios, es decir, saber que allí vive alguien a quien le gusta cocinar, despertará, al menos, una pequeña sonrisa en el alma de la visitante.

Las bibliotecas hablan solas. No es poco lo que se puede saber sobre alguien con solo mirar los libros que tiene... Y además, es un excelente disparador de conversaciones. Una biblioteca te puede convertir, rápidamente, en un tipo interesante.

Hobbies como la fotografía, las artes plásticas y todas esas "cositas" visuales que pueden haber dejado huella en tu casa, también dicen algo bueno.

Hasta tu perro que anda feliz y moviendo la cola, es capaz de generar una chispa en el corazón de una chica sentada en tu sillón.

Tal vez todo esto suene a estupidez. Pero no lo es tanto. Siempre estamos leyendo símbolos. Sin ir más lejos una señorita, Virginia, me contaba que terminó de saber que ese era su hombre cuando descubrió en su casa una colección de fotografías. Ni siquiera sabía en ese momento que él sacaba fotos. Pero las miró y supo que ese pibe adicto al rock and roll tenía un mundo guardado adentro y que ella quería formar parte de eso...

Sí, tu casa es una herramienta de seducción. Usala.

¡Los espero en Facebook!