Una especie de "Fugitivos" familiar

Es común escuchar que en la televisión ya está todo inventado. En el caso del nuevo ciclo de Mariano Peluffo, es simple encontrar similitudes en otros programas.
Es muy común escuchar aquel dicho que dicta que en televisión ya está todo inventado. Por ese motivo no resulta extraño que, cada vez, que se estrena un nuevo programa resulte simple encontrar similitudes con otras propuestas que, en algún tiempo, habitaron la pantalla.

Eso mismo sucedió con el ciclo que este sábado Mariano Peluffo estrenó en Telefé: "Rico al instante" es, sin lugar a dudas, un ciclo pasatista que intenta entretener y otorgarle algo de luz a las tardes de sábado.

A las 19.10 hs, el también conductor de "Talento argentino" cortaba la cinta de inauguración de este programa, comprado a Antena 3, en el que una familia tiene la posibilidad de quedarse con 300 mil pesos (que en este momento no alcanzan para hacer rico a una persona), si es que logra ganarse la simpatía del público.

El gancho del problema tiene raíz en el modo en que los participantes se enteran que están en concurso. Tal como lo hacía "Fugitivos", en algún tiempo en esta misma pantalla, los cinco movileros se trasladan en vivo por distintos puntos geográficos, con la intención de sorprender en el momento a los seleccionados.

Allá lejos, el programa conducido por Matías Martin proponía algo similar, enviando a los movileros (vaya casualidad, ambos ciclos comparten a Willy Van Brook) a cumplir misiones a distintos sitios, que generaban sorpresas a cada paso.

"Rico al instante", también como este antecesor, propone que "el cuento" se inicie y termine en la misma edición: que el participante se entere que va a participar y que gane en el mismo programa.

Y como no podía ser de otra manera, este formato, como todos aquellos en los que participa Peluffo, apela al cuarto de fama de la gente común y a la emoción como herramienta para generar adeptos.

La mayor parte de las consignas tiende a cosechar esa intención: desde la presentación del grupo familiar y los vecinos (todos se quieren, todos son buenos), pasando por la respuesta a la pregunta ¿qué harían en caso de ganar el dinero?, y culminando con el anuncio del ganador.

Como propio consuelo, los cinco participantes se hacen acreedores de una suma de dinero, para que así no falten los agradecimientos y la emoción (otra vez la emoción).

Como una especie de refrito entre los realitys que conducen a la fama a la "gente común" y aquellos programas cuyo "gancho" es la sorpresa del vivo, "Rico al instante" hizo su debut en pantalla, con el objetivo de instalarse como un programa de familias para la familia.