Momento escatológico de Ricardo Fort

Escena de mal gustó se mostró en el programa del príncipe ordinario...
Sobradas veces ha demostrado Ricardo Fort que es adicto a las cámaras, que no le interesa quedar como un soberbio autoritario, como un borracho en noche de fiesta o como un nostálgico con el llanto a flor de piel.

A toda costa quiere salir en televisión, sin importarle cómo, ni haciendo qué. En esa línea de adicción peligrosa, pudo verse al millonario en una situación más que escatológica.

Sucedió en "Fortshow, el programa de Ricardo Fort", cuando se lo pudo ver viajando en un avión privado junto a su novia, Virginia Gallardo, su asistente de prensa y su mejor amigo, Félix Rossi.

Es muy común que dentro del esquema del programa, entre nota y nota, se muestren situaciones fuera de contexto, que imponen la verdadera esencia del chocolatero. Por esa causa, en esta oportunidad, Fort - a pesar de viajar acompañado- no tuvo reparos a la hora de "tirarse un pedo".

Claro que el espectador no tuvo la oportunidad de escucharlo ni olerlo, pero fue su séquito quien se encargó de comunicarle al televidente lo que había sucedido: "Yo ya los conozco y por eso te puedo decir que este es el número uno, el más potente", dijo su jefa de prensa. "¿Qué te comiste hijo de...?", le recriminó su amigo. "No se puede respirar, hasta al piloto le llegó", sumó su novia.

Y así continuaron entre caras de espanto y carcajadas los comentarios acerca del acto escatológico que Fort se había encargado de cometer. Sí, hasta Virginia Gallardo se vio obligada a levantarse para rociar con su perfume el ambiente contaminado.

Mientras tanto a Ricardo no se le movía ni un pelo, y hasta se encargaba de justificar su desaforo diciendo que "era una descarga".

Y para rematar alegó: "Para que vean que los millonarios también nos cagamos". Una chanchada, hasta ofensiva, de parte de un adicto a la luz roja hacia un público que debería condenar estas actitudes.