Los niños más consentidos de Hollywood

Ellos son los hijos de los famosos más adinerados del mundo del espectáculo y reciben regalos millonarios.

Llegaron al mundo rodeados de todos los extravagantes y costosos bienes que cualquier mortal estrella puede tener. Duermen en camas con las sábanas hechas del más suave algodón egipcio, usan pequeñas prendas creadas por los diseñadores más top del mundo, reciben casi más atención que sus famosos padres y son los más consentidos de todos los niños que existen.

Suri Cruise es la más consentida de los nenes de Hollywood. Tiene apenas tres años y medio y un guardarropa millonario. La primogénita de Tom Cruse y Katie Holmes no debe tener ni idea de todo lo que cuesta la ropa que lleva puesta o que atesora en el ropero. Al igual que sus pequeños y simpáticos bolsitos.

Otra madre que se zarpa en regalos para sus retoños es la exuberante actriz Denise Richards. Por ejemplo, hace poco les regaló a sus hijas de 5 y 4 años un cachorro de león blanco, que estará con ellas mientras el animal no se considere un peligro.

Es claro que algunos de estos papás no piensan precisamente en sus hijos como niños normales, y buscan a través de ellos obtener objetos extravagantes.

Maddox, uno de los 3 hijos adoptivos de Brad Pitt y Angelia Jolie, recibió para su séptimo cumpleaños un regalo muy singular: un huevo Faberge, una pieza de colección que en su tiempo fuera diseñado para zares y la aristocracia rusa. ¿No se les ocurrió algo más acorde a su edad?

Brooklyn Beckham, hijo del astro del fútbol David Beckham, recibió a sus diez años una reproducción del Porsche 550 1500 RS Spyder, que salió unos 75.000 dólares.

Por su parte, Donald Trump le compró a su hijo Barron un jet privado de lujo, el Gulfstream 450, para que viaje a donde desee.

Otra que parece cumplir sus propias fantasías al darles a sus hijos lo que ella no tuvo en su infancia es Jennifer López. La puertorriqueña alquiló el palacio de Versalles para la celebración del segundo año de vida de sus gemelos Max Anthony y Emme.