Madonna no quiere más arrugas

La cantante está obsesionada con el paso del tiempo y no descarta cualquier tipo de cirugía para borrar las marcas de su edad.
Madonna está demasiado preocupada por su edad o, mejor dicho, por las arrugas que el paso del tiempo deja en su rostro y en su cuerpo. Muy cerca de los 52 años, los cumplirá en agosto, la canta admitió "volverse loca por cada nueva línea de expresión o arruga". Por eso, Madonna planea operarse.

Al parecer, a la reina del pop no le cayó para nada bien que todo el mundo hay dicho que su ruptura con Jesús Luz fue por la diferencia de edad. Como no puede volver el tiempo atrás y recuperar su juventud, Madonna se consuela con sacarse las arrugas. Eso sí, podrá tener mucha piel de porcelana, pero nadie se olvida que ya cruzó la barrera de los 50.

"Madonna no puede aceptar que tiene que hacerse mayor como cualquier persona y cree que puede evitarlo pagando" explicó un conocido de la cantante a Showbiz Magazine . "Tiene un ritual de belleza diario que le lleva horas y horas y está obsesionada con las cremas faciales y los tratamientos cosméticos".