El drama interminable del Carlo

Entre los anuncios que realiza siempre Del Moro al inicio de su programa figuró la presencia de Antonella Menem, la supuesta nieta del ex mandatario. Un drama familiar que parece no tener fin.

La edición de "Infama" de ayer arrancaba más que movidita: todas las miradas estaban puestas en el conflicto matrimonial de Victoria Vanucci y el Ogro Fabbiani, y eso parecía ser lo único importante.

El móvil de Villa Carlos Paz estaba en la puerta del teatro en donde Victoria se presenta noche a noche, y el de Mar del Plata, en la sala en la que Jorge Rial encabeza "El ángel y el demonio del espectáculo". Se esperaba la palabra de ella, y también la del intruso, encargado de haber mostrado un video en el que se veía al Ogro in fraganti.

No obstante, entre los anuncios que realiza siempre Del Moro al inicio del programa, figuró la presencia de Antonella Menem, la supuesta nieta del ex mandatario. Allí estaba la chica, sentada en una banquera, esperando el momento para poder explayarse sobre su drama familiar, y así se quedó prácticamente todo el programa.

No hubo anuncio de corte en el que Santiago se olvidara de promocionar su testimonio, sin embargo fue más pompa que otra cosa, porque la supuesta hija de Carlitos Menem Jr. sólo alcanzó a esbozar alguna que otra oración.

Fue presentada delante de cámara mientras Jorge Rial salía vía móvil desde La Feliz; en ese sentido quedó claramente opacada cuando el conductor empezó a relatar su relación con Carlitos, "el rey de la noche", y sus aventuras con mujeres. Antonella parecía pintada y claro, no era para menos, ni alcanzó a conocer a su padre, y Rial le estaba pintada un perfil de mujeriego nato, no del todo agradable.

Para colmo también se encargó de asentar que la familia Menem rechaza a Antonella para no tenerle que ceder parte de la herencia: no es que sorprenda esta declaración, pero estando la involucrada en el estudio, tal vez hubiese sido más conveniente atender a su palabra.

Segundos más tarde, Jorge iba a ser despedido y parecía que por fin llegaría el momento de escuchar a Antonella, pero no ocurrió así: un ramo de flores detrás del conductor, un chiste sobre Ricardo Fort y un extenso monólogo de Rial criticando al millonario, lo impidieron.

Faltaban algunos minutos para el final del programa y se notaba en los rostros del staff que la prioridad la tenía Carlos Paz. En consecuencia, Antonella sólo alcanzó a decir que era feliz con su hija de tres años, que había viajado a La Rioja para reencontrarse con su abuelo y no había podido hacerlo, y que quería mucho a su abuela Zulema y a su tía Zulemita y que les pedía que no la rechacen, que "ella es lo único que les queda de Carlitos".

Esas fueron las únicas frases que la joven pudo pronunciar. Y bueno, esta vez la prioridad la tenía otro escándalo, tal vez el día que los "bolonquis" escaseen, a Antonella le den más lugar.