Valientes: Laureano sigue matando gente

El villano Laureano Gómez Acuña sigue matando enemigos y aliados como si fueran moscas. Ahora mandó al cementerio a su sobrino, Benjamín.
El tramo final de "Valientes" está teñido por la tragedia. El aliado incondicional de Laureano (Arnaldo André), Benjamín (Guillermo Pfening), fue asesinado ¿Por quién? Por el mismísimo Laureano, que ante un "no" como respuesta saca su arma y balea al dueño de la negativa.

Lo más lindo es que Benjamín encontró la muerte por no querer seguir una orden que le dio su jefe y mentor: secuestrar a Isabel, una de las hijas del villano, que de tan impune es capaz de matar a su hija y echarle la culpa a sus enemigos, los hermanos Sosa.

Benjamín siempre tuvo una relación de amor y odio con su tío: Laureano lo adoptó como su lacayo cuando encubrió un crimen cometido por el personaje de Pfening cuando era niño: mató a su padre porque maltrataba a su madre. Desde ese día vivió bajo la protección de Laureano, aunque siempre tuvo que soportar que lo denigrara y lo ningunee.

Igualmente, los fanáticos de Pfening (en especial las chicas, ya que el galán supo cosechar sus admiradoras) pueden mudarse a la pantalla de Canal 7, ya que el actor compone en "Ciega a citas" a un fumigador que tiene enamorada a la protagonista, interpretada por Muriel Santa Ana.