¡Para todas las chicas solteras!

Beyoncé se encargó de revalidar el hip hop en Argentina. Con un registro de voz insuperable y los cambios que se merece una diva, el Hipódromo de San Isidro se vistió de fiesta.

Es cierto, de buenas a primeras el Hipódromo de San Isidro se antojaba como una opción particular para la presentación de Beyoncé. No sólo por su lejanía con la Capital sino por lo elevado de sus precios (algunos mayores que Coldplay o Madonna por citar un par). Sin embargo, San Isidro volvió a colmarse tanto de locales como de turistas para una atracción que años antes quizás no hubiera tenido el mismo recibimiento. Pero, luego de finalizada la primera performance de Beyoncé en Argentina, el resultado es unánime: un éxito.

La esposa de Jay-Z no dudó en pegar de entrada con su mayor éxito como solista: "Crazy in Love". Pero así como dio pie al recital con un hit rabioso, poco a poco ingresó en la introspectividad para darle paso a una particular versión de Ave María que, si bien fue perfectamente resuelta vocalmente (resulta impresionante apreciar su calidad vocal), no estaba en el menú de R&B que pedían los comenzales.

El coqueteo con otros artistas del género dijo presente por primera vez en un mashup de "If I were a boy". En ese momento, Beyoncé se transformó en Alanis Morissette para volver a dinamitar el escenario con "You outta know". Y así como si fuera un camino ascendente, la ex Destiny s Child dio rienda suelta a la catarata hitera: "Baby boy", "Booty licius", y "Say my Name" siempre acompañada por unos cambios increíbles de ropa y por su excelente banda enteramente compuesta por féminas.

"¿Qué vas a hacer hoy? ¿Vas a ir al recital de Michael Jackson?" le preguntaban a Beyoncé en uno de los tantos videos que sirvió para contextualizar el momento del show. "Sí", respondía la morocha que no superaba los diez años en el film. Homenaje entonces para el Rey del Pop y minuto de silencio para Alexander McQueen.

Para el final llegó lo que todos pedían: "Single Ladies". Una performance de baile perfecta que era permanentemente interrumpida por los gags visuales de las pantallas. ¡Hasta Barack Obama movió la manito! Pero Beyoncé no quiso que su gente se fuera bailando. Apostó por "Halo" antes de desearles a todos los asistentes un muy feliz cumpleaños. Un lindo festejo, una linda fiesta de la música.