Atracción sí, sexo no ¿califica como infidelidad?

Es obvio que pasa algo, es obvio que están más allá de la amistad, es obvio que deberían tener sexo, pero no lo tienen... ¿es engaño?

Cualquiera diría que hay onda. A la legua se nota que hay onda. Andan juntitos como tomatitos, se miran, se hablan, se ríen tontamente como los enamorados. Y así pasan los días, las semanas... pero no pasa nada más. Lo mejor de todo es que él, o ella, o ambos, están en pareja. Es decir, en pareja con alguien más, no entre ellos. ¿Qué es esto? ¿califica como infidelidad?

Navegando en Internet encontré un nuevo término para describir estas situaciones: affair emocional. Lo que pasa entre esos dos pasa por el alma, el corazón, el estómago, lo que se les ocurra, pero no los genitales. O sea, hacen todo menos tener sexo. O mejor dicho, sienten de todo el uno por el otro, pero no se acuestan juntos. Es más, tampoco necesariamente discutieron sus sentimientos, ni plantearon posibilidades de tener algo más que esa amistad que tienen...

Lo cierto es que la cercanía es tal que, inevitablemente, algo se debilita en la pareja oficial. El affaire emocional está llevándose toda la atención, incluso la libido, aunque no concreten. La verdad es que esta situación bien podría hacer sentir a alguien que le pusieron los cuernos, de cristal tal vez, impolutos, pero cuernos al fin.

Sin embargo, ¿podemos hablar de infidelidad si no se produce el acto fundamental? El supuesto infiel puede alegar, con todas las de la ley, que jamás de los jamases intimó con otra persona fuera de la pareja; que lo que tiene con esta persona es solamente una amistad, buena afinidad, intereses comunes, bla, bla, bla...

Lo más confuso de todo es que, tal vez, si nos metemos en la cabeza de quien está teniendo un affair emocional, encontremos que en realidad valora su relación oficial, no quiere romperla, ¡no tiene intenciones de ser infiel!

Entonces, ¿cómo se discute eso? ¿cómo se reacciona frente a un "engaño seco"? Cómo podemos acusar a alguien que tiene la delicadeza de no cruzar jamás la delgada línea roja, que se mantiene siempre libre de pecado carnal. O sea, ¿qué planteo cabe en estos casos? ¿cabe un planteo?

¡Los espero en Facebook!