Argentinos pasando vergüenza en Miami

Se juntaron el hambre y las ganas de comer: Ricky Fort y Graciela Alfano se fueron a Miami e hicieron gala de la ostentación. La peor argentinidad al palo.

Escuchando música a todo volumen en un Rolls Royce, Ricardo Fort anduvo por las calles de Miami junto a su séquito de "gatos", a su novia Virginia Gallardo, a parte de su elenco y a la mediática Graciela Alfano, que como no tenía nada mejor que hacer, aceptó acompañar al "Chocolatero" a gastar plata.

Entre las pavadas que Fort y Cía hicieron en Miami, se vio al grupete bailando con unos hare krishnas, a Alfano y Fort haciendo una producción para la revista cara y a la mediática haciendo topless. Tampoco faltaron las típicas rabietas del millonario ni sus explicaciones innentendibles de los lujos y las extravagancias, como por qué un Rolls royce es tan exclusivo.

El dato color es que entre vueltas y vueltas se encontraron con Cristian Castro, a quién Ricky Fort trató como a su mejor amigo y hasta se aventuró a decir que el cantante latino lo había imitado en su corte de pelo.

Habiendo pasado un mes desde que Fort debutó con programa propio es extraño que ningún productor le haya enseñado a hacer un copete o le haya advertido que fumar en cámara no sólo es anacrónico, sino que además da un mal ejemplo.

Graciela Alfano y Ricardo Fort se comportaron como lo que son, dos necesitados de fama capaces de hacer cualquier cosa con tal de estar en televisión, desprejuiciados y, literalemte, sinvergüenzas, porque nada los inhibe a la hora de exponerse.