"Queremos crear algo nuevo"

Los productores detrás del juego de "Alicia en el País de las Maravillas" prometen revolucionar el mercado. Enterate cómo.
Alicia no será la protagonista del videojuego que prepara Disney basándose en la película de Tim Burton. Por mucho que ella viaje de nuevo al País de las Maravillas, Disney Studios veía más posibilidades en El Sombrerero Loco o el famoso Conejo Blanco como personajes controlables. Afortunadamente, tuvieron toda la libertad del mundo para construir su particular universo.

Alicia en el País de las Maravillas, el videojuego de la película homónima que firmará en abril el director de Beetlejuice, se adentrará en un mundo "loco" en el que "todo puede pasar", explicó en la presentación del juego el productor de Disney Philip James. Sin embargo, a pesar de que las historias "se cruzan" en algunas ocasiones, se alejará un tanto de lo que se verán en la pantalla grande para ofrecer algo más.

James explicó que cuando cayó en sus manos el trozo de barro que era el concepto de Alicia en el País de las Maravillas, fueron conscientes de que podían moldear "cosas completamente diferentes". Estuvieron en contacto con Tim Burton desde el comienzo y éste dio algunas directrices sobre lo que consideraba que debía mantener el videojuego y lo que debía o no hacerse. Sin embargo, tuvieron "mucha libertad" para aproximarse a esta obra como lo que es, "como un juego".

Las indicaciones de Burton fueron lo que a su juicio son dos de los grandes rasgos de la aventura de Alicia, su tamaño -ya que en varias ocasiones crece y encoge- y las puertas. "Hay muchas puertas que llevan a cualquier lugar en el videojuego", añadió el productor.

Desde ese punto de partida, el equipo de Disney Studios decidió conceder el protagonismo a los secundarios de lujo que tiene la película, como el Sombrerero Loco y el ratoncito que sale de su tetera, el Conejo Blanco o el gato sonriente que desaparece y aparece sin cesar ante los ojos atónitos de Alicia. "Desde un principio decidimos que no se la controlara", apuntó el productor, debido a que no la consideraban un personaje lo suficientemente interesante para un videojuego.

Así fue como comenzó al nacimiento de un videojuego con dos caras bien diferentes: la de Wii y la de Nintendo DS.