De Santo manda a Mirtha al psicólogo

En la mesa de Legrand el actor había dicho que "a los padres hay que matarlos para disfrutarlos". Ahora, con Rozín, se preguntó cuántos años tenía de terapia la conductora.
De repente existió un tiempo en el que la mayor parte de los ciclos televisivos decidieron incurrrir en el escándalo mediático, aún cuando no hacían ese género. Esa moda trascendió fronteras y en la actualidad casi todos se dedican a repasar los dimes y diretes de los personajes de la colonia artística. Por eso no sonó extraño que el primer comentario que le hiciera Rozín a Damián De Santo en su programa haya sido "almuerza hoy en ´La pregunta animal.´". No hizo falta aclaración, puesto que los memoriosos habrán recordado el episodio que el actor de "Botineras" supo protagonizar en la mesa de Mirtha Legrand.

En esa oportunidad, De Santo había dicho que "a los padres hay que matarlos para disfrutarlos", concepto que horrorizó a la señora conductora. Ante esa reacción, el actor la llamó necia y en consecuencia todos los medios retomaron ese episodio. De igual modo lo hizo Rozín, cuando ya pasaron algunos meses de ocurrido el cruce: "Qué lío hiciste", le dijo. A lo que Damián respondió: "No, yo no. Me salvó el inconciente que contestó, no lo tenía planeado", aseguró.

"Hice un comentario terapéutico que tal vez Mirtha no entendió; no sé cuántos años tiene ella de terapia", dijo, mitad inocente, mitad irónico. Acto seguido, Rozín se vio algo obligado a responder con un "probablemente, ninguno", que el actor atajó diciendo: "Bueno ahí está el fin de la cuestión". De Santo había cerrado con seguridad el tema, pero el entrevistador quería seguir hurgando en la discordia, así se entendió cuando de su boca salió un "fue muy escandaloso".

Pero Damián no se hizo cargo, y volvió a abrir la puerta sólo para decir: "Entendí que es posible reírse con un humor negro de las situaciones traumáticas. De hecho cuando voy al lugar donde mi mamá está enterrada (Mar de Ajó) le digo ´quedate ahí, ya rompiste los hue... un montón de tiempo", señaló y, de ese modo, volvió a refrendar una teoría que, a pesar del enojo de "Chiquita", sigue defendiendo a capa y espada.