Las hijas de Obama, a dieta

La primera dama estadounidense es la imagen de una campaña gubernamental contra la obesidad infantil y justo el pediatra le advirtió que sus hijas estaban engordando.
Michelle Obama comenzó la nueva campaña contra la obesidad infantil que la tiene como imagen dando el ejemplo en su propia casa.

La primera dama estadounidense reconoció que sus dos hijas sufrían algo de sobrepeso y las puso a dieta para prevenir que sufran problemas de salud más grave por esa causa.

"El pediatra me dijo que Malia y Sasha superaban el peso ideal. Para mí mis niñas eran perfectas, no me di cuenta de ello", explicó la señora Obama al diario Daily Mail, "

Malia (11) y Sasha (8 ) ya no podrán comer tantas hamburguesas y aumentar el consumo de leche desnatada y fruta, así como reemplazar las gaseosas por agua.

En Estados Unidos, dos terceras partes de los adultos y una tercera parte de los niños superan el peso adecuado.

Fuente: 20minutos.es