La tragedia de Liz Solari

En Rosario, su novio, el modelo y actor Leonardo Verhagen murió de un ataque al corazón mientras dormían juntos.

"Fue desesperante verlo morir en mis brazos. Sufrío el paro respiratorio, luego de hacer el amor conmigo", declaró la indiecita ante la policía.

A partir de allí empezó el calvario y la desesperación para Liz Solari que, al no conseguir que su novio reaccionara, empezó a gritar: "Leíto, por favor, ¿qué te pasa, mi amor? ¿qué te pasa?" Estaba desesperada, desnuda y apenas alcanzó a ponerse una camisa para tomar las llaves y alertar a los vecinos del edificio al grito de "ayuda, mi novio se muere, que alguien me ayude".

El pedido fue acatado por un paramédico, que subió a la habitación y se encontró con un cuadro desesperante: Leo estaba desnudo, tirado al lado de la cama, tenía la sábana blanca enredada entre los dedos; sus ojos estaban blancos, el color de la piel pálido, y de sus labios brotaba espuma blanca.

Luego llegó la ambulancia, pero la reanimación no funcionó. Le avisaron a Liz de la muerte de su pareja y ella, desesperada, se arrodilló a su lado para suplicar: "No te vayas mi amor, volvé, no te podes ir así".