Mucha intimidad para una charla televisiva

La vedette habló en una entrevista con Gerardo Rozín sobre la operación estética a la que se sometió... ¡en sus partes más íntimas!
Desde que debutó la temporada 2010 de "La pregunta animal", Rozín se parece, cada vez más, a Alejandro Fantino en su rol de conductor de "Animales sueltos". El motivo es más que suficiente: tenga a quien tenga enfrente suyo, las preguntas de sexo abundan en el inicio, desarrollo y final de la conversación. Y no es que no se entienda, porque ya está comprobado que al público nocturno le gusta la incursión en temáticas sexuales, pero hay cuestiones que parecieran superar la raya de lo agradable

La invitada de ayer fue Adabel Guerrero, una bailarina exuberante que, en este momento, trabaja de actriz. Sin embargo a Rozín poco pareció importarle el presente laboral de la Guerrero porque, antes de que la chica estuviese preparada para recibir la primera pregunta, manifestó: "Arranco por lo que más incomodidad me genera preguntar, así me lo saco de encima, porque sino voy a estar toda la media hora pensando; ví un montón de notas en las que hablaste de esa operación que te hiciste y que no sé cómo llamar", sugirió sin ocultar que el hombre se había adueñado del periodista.

"De mis partes íntimas", respondió la "inocente" Adabel. Y llamó a esa intervención de ese modo porque dijo no conocer el nombre técnico, no obstante advirtió: "no fue un rejuvenecimiento porque yo soy muy jovencita, tengo 21 años".

Las carcajadas deben haber brotado entre los televidentes "por las sotas caídas", pero no por parte del entrevistador, que supo mantener la compostura y apenas esbozó una sonrisa. "Podríamos decir entonces que te hiciste una cirugía estética de ahí abajo", volvió a preguntar él. "En realidad, yo tenía una porción de piel que me lastimaba, más que todo cuando andaba en bicicleta", explicó ella.

Asimismo contó que la consulta con el médico la avergonzaba bastante, hasta que lo hizo y el propio especialista la tranquilizó diciendo que era muy común entre las mujeres.

Pero luego llegó la mediatización de su operación y eso, en primer momento, no le gustó demasiado: "Al principio me dio bronca que se sepa, por eso cuando me lo preguntaron en un programa de espectáculos, no supe que decir; me puse colorada y con eso di a entender que sí, después me lo tomé con humor porque ya estaba".

Con esta respuesta Adabel dio por finalizado el tema, dejando en claro que no tiene ningún reparo en desnudar su intimidad y también dejando en claro que en "La pregunta animal" el sexo y las preguntas osadas ocupan un lugar de privilegio.