Soy cordobés

Metallica se sintió como en casa. Más de diez mil personas dijeron presente en el Orfeo Superdómo de Córdoba en la primera presentación de la banda en la provincia.
Diez mil fanáticos llenaron anoche el Superdomo Orfeo de Córdoba, donde Metallica dio un nuevo y explosivo paso en el marco de su gira mundial "Death Magnetic tour".
Tras arrancar con "Creeping death", el amplio escenario del Orfeo coronado por una gigantesca pantalla de leds que marcó diversos motivos fílmicos se unió a un sonido impecable para generar un show de alto nivel que se extendió por unas dos horas.

Tras el tema inicial, el cantante de la banda, James Hetfield, saludó a la gente, en español: "hola Córdoba".... y luego expresó en inglés: "qué bueno verlos... es la primera vez de Metallica acá y hoy somos todos una gran familia".

La banda heavy ofreció un repertorio diferente de los shows que dion en Buenos Aires, ya que la primera parte del concierto cordobés estuvo sustentada en canciones de su álbum negro.

Los infaltables clásicos fueron los que más estremecieron a la multitud y los que más aplausos generaron. En este rubro se destacaron "One", "Master of puppets", "Nothing else matters" y "Enter sandman".

Aunque menos aplaudidas, no dejaron de sorprender las interpretaciones de otras canciones como "No remorse", "Holier than you", "Sanitarium", "That Was Just Your Life", The End of the Line", "Cyanide", "My Apocalypse". El grupo argentino Mad, realizó el soporte de unos 45 minutos, ante una buena cantidad de gente, que los apoyó por la entrega.

Entre los asistentes al show se pudieron observar Tete y Tanque, de La Renga, que la noche anterior actuaron en el Anfiteatro de Jesus María, ante unas 25.000 personas, y de León Gieco, que fue una de las figuras del Festival de Cosquín.

Fuente: Télam