Mónica Farro vs. Adabel Guerrero

La mesa de Mirtha se convirtió en el sitio en el cual los "artistas" les responden a sus enemigos.

Desde hace mucho tiempo, y más que todo en esta última temporada, la mesa de Mirtha Legrand se convirtió en el sitio en el cual los "artistas" le responden a sus enemigos. Claro que las palabras no surgen del aire y que la responsable directa es, nada más ni nada menos, que la precursora de los almuerzos en televisión. Durante este mediodía fue Mónica Farro quien, motivada por Mirtha, hizo su descargo contra Adabel Guerrero.

Había sucedido lo mismo con la contratada de Nito Artaza la semana pasada, programa en el que le apuntó con todo a la uruguaya. Lo gracioso del caso es que cada una de ellas se refiere al mismo hecho promoviendo dos versiones distintas, y hasta contradictorias. Mientras Adabel afirma que fue discriminada por los productores de "Fantástica", que no permitieron su asistencia a una función, la uruguaya Farro asegura que no se la dejó ingresar gratis "por irrespetuosa".

Recordemos que "la Guerrero/>" había dicho que cuando fuera a ver el espectáculo de Carmen Barbieri, se llevaría un libro "para entretenerse en las partes no interesantes". Farro se dio por aludida, y al comentárselo a su producción, se determinó que Adabel no era persona grata en la sala del Teatro Atlas.

Ellas se pelean, se contradicen, y cada una defiende su versión a muerte. Sin embargo, hay algo en lo que ambas coinciden: no se pueden ni ver. De hecho hoy Farro se refirió a Adabel diciendo: "No me interesa como persona, para mí es una pared".

Mirtha quedó conforme con la palabra de la charrúa; había cumplido con ambas partes y una vez más demostró que en su mesa - cada vez más parecida a un tribunal, con testigos y jueza incluida- se respeta la democracia.