Para Rial: "Crónica de una muerte anunciada"

Parece que a Jorge Rial no le alcanza con sus tres horas de programa, que ahora aparece en "Infama", el programa de Santiago del Moro.
"Infama" sigue siendo una sucursal de "Intrusos en el espectáculo" y no sólo porque hereda la agenda temática del día - desarrollada unas horas antes por Rial-, o porque "se cuelga" de sus conflictos, sino porque también le da micrófono a su conductor y panelista estrella.

Como lo oyen: parece ser que a Jorge Rial y Luís Ventura no les alcanza con las tres horas que tienen el aire y por ese motivo siguen dispersando su acidez en el espacio de Santiago Del Moro.

Con permiso de este mismo conductor, en la emisión de ayer, Ventura desde el piso y Rial desde el teléfono, se encargaron de prender fuego a Zulma Lobato que, por estas horas, se encuentra involucrada en un nuevo escándalo.

Lo que sucede es que la mediática más bizarra estaba protagonizando un espectáculo en Mar del Plata y, en vez de aprovecharlo, terminó con todo: se peleó con el elenco, promovió disturbios y hasta fue detenida por unas horas. Luego abandonó la compañía y se fue a Buenos Aires, y ahora la obra fue levantada.

A propósito Ventura empezó decir que no le sorprendía este final pero, rápidamente, fue opacado por Rial: "Quiero decir que llamé yo al programa porque realmente no me sorprende lo que pasó. Creo que no hay manera de justificar a un personaje como Zulma Lobato, porque está desequilibrada", manifestó de primera el conductor.

Mientras tanto, Del Moro y Ventura en el piso, y el elenco abandonado en Mar del Plata ("el mago sin dientes", Nadia Epstein, Torry, etc) lo escuchaban cuál si fuera un licenciado en fenómenos mediáticos.

"Nosotros nunca la llevamos, y fue una decisión mía. Creo que a diferencia de los mediáticos como Fort, Jacobo o Guido Suller, ella es una persona enferma; no se reían con ella, sino de ella", sentenció.

E inmediatamente arremetió contra los periodistas que según él "la explotaron, la usaron y cobraron".No hace falta pensar mucho para entender que ese mensaje iba dirigido a Viviana Canosa y Beto Casella, los conductores de dos ciclos - "Los profesionales de siempre" y "Bendita"- que supieron cederle un gran espacio al fenómeno Lobato.

Luego siguió pegando: "Creo que Zulma representa lo peor de los mediáticos y que este es el final más liviano. La gente nunca le tuvo cariño, la veía como un animal exótico que aparecía en TV", aseguró Rial.

Y segundos después admitió su cuota de responsabilidad en este asunto: "Este sueño de cenicienta lo inventamos nosotros, los medios". Sin embargo, su otra frase tuvo gusto a lavada de manos: "Que se hagan cargo de ella la gente que le inventó el secuestro del perro. Así, sin peluca y enferma, que se la lleven a vivir a la casa".

De esta manera culminó el alegato de un Rial que no se supo sí quiso opinar sobre el caso de Zulma, o reflotar su guerra interminable con Canosa y compañía.