Britney Spears está fuera de control

Cuando parecía que la cantante se encaminaba a una vida más tranquila, su extraño comportamiento la ponen en riesgo.
Britney Spears podría estar perdiendo de nuevo el control sobre sus actos. Al menos así lo aseguran fuentes cercanas a su ex novio, Jason Trawick, que afirman que no fue la cantante la que dejó a su manager por una infidelidad, sino que fue él el que se cansó de su extraño comportamiento.

Después de unos años plagados de escándalos, parecía que la vida de Britney Spears había vuelto a la normalidad; y su noviazgo con Jason Trawick no presentaba mayores problemas. Sin embargo, los últimos rumores apuntan a que éste habría dejado la relación debido al extraño comportamiento de la cantante y no debido a una infidelidad de su manager, como se especuló hace unas semanas.

Según informa la revista Now, fuentes cercanas a la pareja aseguran que "Britney está atravesando etapas maníacas en las que su comportamiento está fuera de control". Fruto de esta conducta, la cantante llegó a "subirse encima de la mesa y ponerse a bailar o contar los detalles íntimos de la pareja a cualquiera que acabe de conocer".

Jason, aparte de lidiar con estas situaciones, se ve obligado a ser más cauteloso a la hora de hablar con sus amigas, pues los celos de Britney se disparan a la mínima sospecha. "No puede soportar que Jason hable con otras chicas o las mire. Incluso le vigila el correo electrónico y quién le llama al móvil".

Fuente: europapress.es