Buscarle esposa a Bin Laden, un trabajo difícil

La mujer debía ser "religiosa, obediente, generosa, bien educada, callada, calmada y suficientemente joven para que no se sintiera celosa de sus otras esposas".
Un año antes de los atentados contra las Torres Gemelas del World Trade Center, un yemení fue el encargado de buscarle su quinta esposa al líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, según publicó el diario británico "The Sunday Times".

En una entrevista con ese periódico, Sheij Rashad Mohamed Saed Ismael, asesor de Bin Laden, contó se debía encontrar una mujer con el objetivo de que el matrimonio sirviera para cimentar las relaciones con Yemen.

La chica, que fue entregada a Bin Laden en el 2000, debía reunir ciertos, muchos, requisitos: ser "religiosa, obediente, generosa, bien educada, callada, calmada y suficientemente joven para que no se sintiera celosa de sus otras esposas".

Encontrar una mujer con tantas cualidades no era un trabajo fácil. Sin embargo, Amal al-Sadah, la hija de 18 años de un funcionario de Yemén, fue la elegida.

"A su tierna edad era religiosa y espiritual" y viniendo de una familia modesta podía adaptarse bien a vivir en cuevas, y tampoco le importaba casarse con un hombre de la edad de su padre porque "sabía que obedecer a su esposo le reportaría un lugar en el cielo", dijo el ayudante al "The Sunday Times".