Era sospechoso de un robo y tosió la evidencia

Sucedió en Estados Unidos. Un hombre estaba acusado de robar un anillo, el cual se había trago para zafar de la situación, pero lo terminó tosiendo.
Un hombre había robado un anillo de la cartera de una mujer, quien al darse cuenta de le faltaba la joya llamó a la policía.

Las autoridades, entonces, enviaron una imagen del anillo –valuado en 20 mil dólares- a todas las joyerías de la ciudad para que no compraran la alhaja.

De acuerdo a lo que publicó el diario local Joplin Globe, informó que el dueño de la Joyería Newton reconoció el anillo cuando un hombre y una mujer fueron a su comercio horas después del robo y dijeron que querían venderlo.

Enterados del hecho delictivo, personal del negocio llamó a la policía mientras otros entretenían a la pareja.

Cuando llegaron los policías el hombre se tragó el anillo y negó haberlo robado, pero mientras lo interrogaban empezó a toser de manera incontrolable hasta que lo expulsó, y claro, terminó preso.