Las olas y el viento...y Marcelo Rodríguez

Lejos de las marquesinas de los teatros y los partidos en el estadio mundialista de Mar del Plata, hay surf en La Feliz. Ciudad.com estuvo ahí y te cuenta de qué la va.
Mar del Plata no descansa en temporada alta. La oferta turística va desde amistosos futbolísticos, guerras mediáticas entre vedettes y recitales playeros. Pero hay más que eso, mucho más. El surf es una de las actividades principales de La Feliz y, este último fin de semana, se desarrolló una competencia novedosa en el ambiente. Quiksilver se encargó de organizar el "Surf Challenge 8 vs. 8" entre Argentina y Uruguay. ¿Qué es esto? Una competencia entre los ocho mejores surfers de cada país con un suculento premio de 10 mil pesos.

Allá por los primeros días de enero se llevó a cabo la primera etapa de la competencia, que hizo base en Punta del Este. Llamativamente a las instancias finales no llegó ni un solo charrúa, por eso para esta vuelta se esperaba algo más de competencia de los ocho uruguayos que llegaron a Playa Grande para darle pelea a Marcelo Rodríguez (campeón en Uruguay) y Maxi Siri (segundo puesto).

En el ambiente ya se percibía que Marcelo se quedaría con el premio mayor. Claro, había ganado la primera etapa y como la modalidad del torneo era "Winner takes all" (el ganador se queda con todo). Incluso Martín Passeri días antes de la competencia había asegurado que Rodríguez ya tenía todo cocinado. Pero había que competir.

Pasadas las 11 del sábado arrancó la acción en Playa Grande que, lamentablemente, no contó con las mejores condiciones. Las olas no eran las mejores y la cantidad de bañistas y free surfers convertían a los competidores en "esquivadores" oficiales más que profesionales. Pese a esta serie de inconvenientes, Luis María Iturria se encargó de decir presente en Mar del Plata conectando la mejor maniobra del día y ser el primero de los dos uruguayos (el otro fue George Acosta) que avanzaron a cuartos de final. En tanto, los argentinos que hicieron sus deberes y pasaron fueron Leandro Usuna, Nahuel Rull, Maxi Siri, Marcelo Rodríguez, Juan Cruz Iannone y Lucas Santamaría.

El día más importante era el domingo y se notaba. Lamentablemente uno de los choques más interesantes de cuartos de final no se pudo concretar, ya que el duelo entre Maxi Siri y Luisma Iturria se suspendió porque el competidor uruguayo debió retirarse de la competencia por motivos personales. Entonces, Maxi estaba cada vez más cerca de la final. Mientras Marcelo Rodríguez se encargaba de dar cuenta de Juan Cruz Iannone en cuartos y Lucas Santamaría en semis, estaba todo dado para la gran final.

Con todo listo en la playa Waimea (la actividad en Biología debió suspenderse por la cantidad de bañistas), Maxi Siri y Marcelo Rodriguez se metían en el agua. Si Siri ganaba la final, se quedaba con todo. Lo misma lógica se aplicaba con Marcelo. Por los 25 minutos que duró la última batería, el torneo abandonó su impronta de amistoso por primera vez.

Rodríguez arrancó conectado como a lo largo de toda la competencia conectando pequeñas olas que, pese a no tener un gran puntaje, le tiraban la presión a Siri quien todavía no había conseguido subirse a ninguna. Sin embargo, el oriundo de Mar del Plata se despachó con una ola de película. Parecía que Marcelo se quedaba sin el pan ni la torta, pero los jueces no fueron tan generosos con la puntuación de Siri, entonces el chubutense se mantenía con chances. Finalmente, como se conoce en el ambiente, Marcelo Rodriguez hizo de las suyas: inventó olas donde no las había. Por eso, sumó más que Maxi Siri que, ya sin tiempo finalizó en el segundo puesto. Una final increíble.

Fotos: Surfpress