Mujeres solteras ¡cásense antes de los 30!

Apareció la abanderada del discurso de las mujeres desesperadas y dice que mejor firmar con uno que guste más o menos, antes que pisar los treinta en soledad.

Se llama Lori Gottlieb, su libro apenas asoma a las librerías de Inglaterra y ya hay montones de personas que desearían acogotarla. Lo que dice es bastante sencillo: llegado un punto en la vida, que tiene que ser antes de los 30, las mujeres deben decidirse por algún señor que tengan cerca, alguien más o menos bueno, suficientemente bueno. Y si no te hace volver loca de amor, no importa. Sería algo así como: si no conseguiste a tu príncipe azul, conformate con el príncipe celeste. Conformarse es la palabra clave.

Lori, que atraviesa sus 40 como madre soltera, considera que una mujer que supera los 30 y que sigue buscando a El Hombre, se está condenando a sí misma a un futuro de soledad. En realidad, la suya es casi una confesión de arrepentimiento: ella admite que hubiera deseado quedarse con alguno de los "perfectamente aceptables, pero para nada inspiradores" candidatos que se le cruzaron por el camino y dejó pasar.

Hay que "establecerse", dice Lori, antes de que sea demasiado tarde. Y en esta decisión la pasión, el enamoramiento, no tienen nada que ver. "Pasa por alto su halitosis. Porque si lo que queres es tener la infraestructura armada para tener una familia, establecerse es el camino. Mi consejo es: ¡establécete! No te preocupes por la pasión o una conexión intensa". Eso dice.

Claro que ya salieron al ruedo quienes encuentran en el discurso de Lori un tufillo decimonónico. Como si no hubiera existido el siglo XX, como si la mujer no hubiera roto las cadenas que la obligaban al matrimonio para garantizar un futuro, como si no hubiéramos llegado nunca al punto en el que hombres y mujeres deseamos un enlace de amor romántico para permanecer juntos, aunque mantener la pasión encendida con los años sea difícil.

"El matrimonio no es un festival de pasión, es una sociedad formada para llevar adelante un pequeño, habitualmente aburrido, negocio sin fines de lucro. Y digo esto en un buen sentido", aclara Lori. Pero da la sensación de haber un corto brazo de distancia entre el negocio pequeño, aburrido y sin fines de lucro que propone esta señora y el matrimonio por conveniencia.

Es cierto que los matrimonios y las parejas duraderas no se parecen a las rosadas historias de amor de las películas, pero ¡qué difícil sería atravesar una vida junto a alguien que simplemente te resulta "adecuado"!

En fin, para colmo, habla sólo de las mujeres, como si a los hombres la soledad no les pesara en absoluto, ¿no les parece? ¿o ahora resulta que soy demasiado moderna?

¡Los espero en Facebook!