Nada como una sonrisa: talleres para personas que perdieron la risa

En España, la risoterapia está en pleno auge. Te contamos de qué se trata.

Según los partidarios de la risoterapia, reírse da resultados casi maravillosos: eleva el nivel de endorfinas, tiene efectos analgésicos, mejora el sistema inmunológico, reduce el estrés y el dolor, adelgaza, mejora el insomnio y hasta rejuvenece.

"Cada vez hay más gente que viene a los talleres para recuperar la risa", contó Katy García, la "risoterapeuta" que organiza talleres para mejorar la salud mental y física de enfermeras y cuidadores de diferentes centros de salud.

Las personas que acuden a los talleres son personas "que han perdido las ganas de reír progresivamente por la muerte de amigos, porque se van quedando sin compañía, porque caen en una depresión o simplemente porque no tienen tiempo de reír", según indicó el risoterapeuta.

En su opinión, "cada vez tenemos más cosas materiales y menos bienestar interior" y los centros de risoterapia se están multiplicando.

De acuerdo a lo que dijo la terapeuta, una de las técnicas de la risoterapia consiste en empezar a reírse sin ganas y terminar riendo de verdad de lo ridículo de la situación.

Durante el taller se hacen ejercicios de expresión corporal, como bailar o reptar por el suelo, o juegos de desinhibición, como decir la misma frase con diferentes intenciones -sensual, agresiva, cariñosa, libidinosa.

Dos horas después, los participantes están exhaustos de tanto reír y "algunos curan sus dolencias y otros no, pero seguro que duermen mejor".

Por eso, Katy García recomienda reír al menos diez minutos al día.

Fuente: EFE