Navegación privada: ojos que no ven...

En la casa o en la oficina no siempre conviene que todos sepan por donde navega uno. Esta opción de los navegadores brinda privacidad total.
Algunos lo promueven como la forma ideal de comprar un regalo sin que nadie se entere, otros como una forma de rebeldía, de navegar por los sitios que salen de lo estrictamente laboral en una empresa y muchos otros, simplemente, como la mejor opción para ver pornografía sin que nadie se entere.

Lo cierto es que la navegación privada es una opción que traen, desde hace relativamente poco tiempo, todos los navegadores. Es fundamental, especialmente, si se va a usar una computadora desde un ciber.

Básicamente, se trata de una ventana especial del navegador que no guarda el registro de lo visitado en los historiales, ni cookies o cualquier otro rastro de navegación. No sólo es muy útil para las opciones mencionadas previamente, sino que es una gran forma de navegar sin temer que alguien más pueda acceder a los datos dejados en la computadora. Los datos que quedan para acceder más rápidamente en una próxima visita son eliminados de forma automática, por lo que se convierte en una buena opción de seguridad.

Google Chrome lo implementó desde el vamos, desde su salida al mercado allá por septiembre de 2008. Para activarlo, hay que ir al menú Herramientas y después seleccionar Nueva ventana de incógnito. El atajo de teclado es Ctrl + Mayus + N.
Se abrirá entonces una nueva ventana, que se podrá utilizar con sus pestañas al mismo tiempo que otra común.

Mozilla Firefox tardó un poco más pero ya lo tiene como opción. Para seleccionarla hay que ir a Herramientas y seleccionar Comenzar la navegación privada. La gran diferencia con Chrome es que si bien se abre una nueva ventana de navegación, lo hace ocultando la otra, por lo que no se pueden usar las dos en forma simultánea. Al terminar de usar la ventana de incógnito, la otra vuelve a abrirse con todas las pestañas que estaban en ejecución. El atajo de teclado es Ctrl + Mayus + P.

Internet Explorer 8 trae la opción InPrivate Mode. Al igual que Firefox, al iniciar esta navegación no se abre una ventana nueva, sino que todo el navegador queda en el modo privado. No sólo borra toda la información sobre navegación, sino que además trae un bloqueador de sitios que quieran tomar información.
Para accionarlo, hay que ir a Seguridad y seleccionar Exploración de InPrivate. El atajo de teclado es Ctrl + Mayus + P.

Safari incluye esta opción desde hace bastante tiempo, y la llama directamente Private Browsing. Hay que ir al menú Edit, Start Privat Browsing. Aparece una ventana pidiendo confirmación de la activación de la navegación privada, a la que habrá que darle ok.