Markus, el primer prostituto legal

Un ex marine norteamericano de 25 años se convirtió en el primer hombre en oficializar su oficio.
Se nota: Markus es el nombre de guerra de este muchacho de 25 años. Digo "de guerra" y en realidad vale aclarar que hasta hace poco fue marine del ejército norteamericano... Pero bueno, batallas son batallas.

Lo cierto es que este joven, que dejó las armas y devino en trabajador sexual, ha dado un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la prostitución masculina: se convirtió en el primer prostituto legal. Y lo hizo con mucha convicción. "La cosa no pasa por vender mi cuerpo, esto se trata de cambiar las normas sociales", dijo Markus en una entrevista que concedió a Details.

Gracias a un reciente fallo legal del estado de Nevada (allí es donde queda Las Vegas, entre otras localidades, y es el único estado norteamericano en el que la prostitución es legal desde 1971) Markus pudo realizar esta pequeña hazaña, con la ayuda del cabaret donde trabaja, por supuesto, que hizo la solicitud legal. Pero concentrémonos en nuestro héroe: opina que más que "prostitutos" los hombres dedicados a estos menesteres deberían ser considerados "amantes de alquiler". En cuanto a sus propias condiciones para el trabajo asegura que no admite sexo con otros hombres ("mi esfínter no está en venta", dice) y en lo que refiere a mujeres asegura no discriminar por el color de la piel, la raza, ni ninguna de esas cosas. Cobra 200 dólares por 40 minutos de placer.

Lo más interesante tal vez sea su teoría freudiana (o más bien su propia versión acerca de la teoría freudiana) acerca de por qué terminó dedicándose al alquiler de su virilidad: entonces reflexiona que el divorcio de sus padres, cuando era muy chiquito, lo afectó en su desarrollo. La falta de cariño lo llevó, en la edad adulta, a intentar compensar esa falta. Así Markus llega a la conclusión de que un hombre que vende su cuerpo es alguien que busca "una madre de alquiler". Muy interesante su teoría.

Como sea, para Markus todo esto es una cuestión de principios. El se considera a sí mismo un artista. Asegura que no solamente provee sexo a sus clientas, sino también afecto y hasta amor. Toda una completa experiencia de compañía profesional.

En fin, este es Markus, el primer prostituto legal, no quería dejar de presentárselos.

¡Los espero en Facebook!