Llegó Arreglacorazones, para volver a creer en el amor

¿Sufrís penas de amor? ¿Ya no llorás más porque las pasaste todas? Seguro que tenés algo para decir en nuestro sitio. Enteráte de qué se trata.

Vivimos conectados a Internet y tenemos celulares que hacen de todo. Las posibilidades de conocer gente se multiplican como la cantidad de amigos en tu red social, sin embargo, la decepción cuando te toca un amor no correspondido es la misma de la época del Long Play, la misma de siempre. Hoy, igual que antes, necesitamos una oreja, el consejo de un amigo. Pero ahora tenemos otras formas de reunirnos: Arreglacorazones es el sitio que acaba de lanzar Ciudad.com para hablar de encuentros y desencuentros, para pedir consejo y recibirlo, para desahogar ese peso que nos aplasta el alma y, sobre todo, para seguir apostando al amor.

"Arreglacorazones es un espacio para compartir experiencias relacionadas con el amor o cualquier otro sentimiento que se desprenda o nutra de él. Creemos que el tema afectivo es lo suficientemente amplio, maravilloso y terrible como para que la gente se sume a contar sus historias. La invitación es, justamente, esa: compartir, intercambiar y ver si, de alguna forma, se puede dar otra mirada a problemas que parecen imposibles", explica la periodista Lorena Bassani, directora del proyecto.

La idea es que cualquiera pueda apropiarse del espacio, contar su experiencia, pedir un consejo. Cada aporte obtendrá una respuesta del staff de Arreglacorazones y, por supuesto, de todos los usuarios que tengan una opinión para sumar. Aunque la dinámica de participación pueda parecerse a la de un consultorio sentimental, no es eso: "No somos psicólogos, no somos líderes espirituales ni gurúes del amor", aclara Bassani. "Somos un grupo de personas que le ponemos pasión a lo que hacemos, que creemos en la fuerza transformadora del amor y queremos ayudar".

Lo genuino de la propuesta es que el sitio se construya entre todos y que la influencia positiva de la comunidad ayude a los corazones rotos a seguir adelante: "Apoyamos la pluralidad de opiniones, la democratización del sentimiento. Por eso, la interacción con los lectores va a ser una de las partes más importantes de la página", apuesta Bassani. Perder el pudor a hablar de amor es uno de los desafíos y habrá secciones que ayudarán a pensar y expresar sentimientos. Habrá también un espacio para intercambios epistolares y una sección que publicará mails de todo tipo.

Claro que tanto desahogo no es porque sí. Hay un objetivo. Todo esto tiene un Norte. Así lo dice Bassani: "La máxima aspiración de Arreglacorazones y la mía propia es que la gente vuelva a creer. En esta época el mal de amor pasa por la falta de confianza. Uno ya está desilusionado antes de empezar a tener una pareja. A veces pienso que cierta gente cree que el Amor, el Amor verdadero, ese que te hace bien, te mejora el alma y te quiere incondicionalmente, es como Papá Noel: algo lindo, pero que no existe. En Arreglacorazones, queremos que todos vuelvan a creer en el amor".

- ¿Se pueden arreglar los corazones?
Estoy convencida de que la única forma de arreglar lo que nos pasa, si no nos gusta, es través del Amor. Bajando de la mente al sentimiento. Mirándose. Examinando. Haciéndose responsable por todo lo que va mal y por todas las elecciones que cada uno hizo o hace en su vida. Por eso, creo que tenemos que sanarnos desde el lugar más pequeño y más accesible para cada uno de nosotros. Y el corazón es un buen lugar para empezar a arreglar el mundo.

Mandá tu historia a arreglacorazones@ciudad.com.ar