Denuncia a su ginecólogo por olvidar una gasa en su vagina

Una mujer española sufrió un sangrado durante el parto y le pusieron unas gasas, pero nunca se las sacaron. Fue a otro hospital y ahí descubrieron la causa de su dolor.

Una mujer de Cádiz, España, decidió denunciar a su ginecólogo por dejarle olvidada una gasa quirúrgica durante 53 días luego del parto.

A principios de 2009, una militar de 21 años dio a luz a su primer hijo en el Hospital San Rafael de Cádiz, en un parto espontáneo con episiotomía.

El ginecólogo que le atendió utilizó gasas quirúrgicas en la operación, por el abundante sangrado que produjo la incisión en su aparato reproductor.

Tras la operación, le entregaron un "informe de continuidad de cuidados", y le indicaron que fuera a revisión. Tres días después le dijeron que ya no tenía que volver por lo que la paciente dio por hecho que ya le habían extraído la gasa.

Aunque luego, la joven madre comenzó a sufrir molestias y pinchazos agudos en el vientre y decidió consultárselo al ginecólogo, "quien le restó importancia".

Las molestias no cesaron y la joven siguió yendo al mismo ginecólogo, pero después de 53 días de molestias la mujer fue a otro hospital, donde le extrajeron un rollo de gasas quirúrgicas podridas que tenía en el interior de la vagina, procedente del parto.