Discriminada en "Fantástica"

Quiso ir a ver la obra pero le querían cobrar entrada. No la consideraron lo suficientemente importante. Y Adabel, claro, lo contó
Le ofrecieron estar y ella no quiso, y para rechazar la oferta manifestó que no le convencía la propuesta artística, ni compartir cartel, escenario y bajada de escalera con su archienemiga, Mónica Farro. Sonaba lógico: habían estado peleando durante toda la temporada pasada y no daba para volver a juntarse.

Adabel Guerrero no aceptó estar en la compañía de Carmen Barbieri y en cambio decidió aterrizar en las huestes de Nito Artaza. Soñaba con tener allí su cuadro de baile, ser la vedette de la última revista del correntino, pero no se le dio, y debió conformarse con un pequeño papel en la comedia "Primera dama se busca", para regocijo de la uruguaya que no dejó de machacarle su mala elección.

Y ahora, ambas en Mar del Plata, compitiendo en veredas contrarias, y sin poder verse, se siguen matando como en la temporada pasada, tiempos en los que compartían cartel junto a Florencia De la V.

Sin embargo ayer se escribió un nuevo capítulo, porque Adabel tuvo intención de ir a ver "Fantástica" y no pudo. Es decir, no es que no haya podido, lo que sucedió es que le quisieron cobrar la entrada, que es lo mismo que decir que la discriminaron, no la consideraron lo suficientemente importante como para dejarla ingresar Y Adabel, claro, lo contó.

La pregunta es: ¿Adabel se buscó esa discriminación? Algo así. Lo que pasó es que días atrás la Guerrero había declarado que se iba a llevar un libro para leer durante las partes que no eran de su interés, es decir los segmentos de Mónica Farro.

No obstante, al no tener esa oportunidad, decidió utilizar el micrófono de "Intrusos en el espectáculo para hacer su descargo: "No me hice demasiado problema porque hay muchas obras para ver. Tal vez tengan miedo de que yo vaya, vea y después hable", señaló.

Así Adabel abrió un nuevo frente de batalla; ahora vendrá la respuesta de Farro y la pelea continuará.