Hizo una broma en Twitter y terminó preso

Un británico estaba enojado porque cancelaron su vuelo y publicó que iba a poner una bomba en un aeropuerto y fue detenido bajo la Ley Antiterrorista.
"Tienen una semana y pico para limpiar su basura o hago volar el aeropuerto por los aires", fue el tweet que Paul Chambers publicó escribió cuando su viajé se canceló debido a las fuertes nevadas que cayeron en el Reino Unido en las primeras semanas el año.

Paul estaba enojado y bromeó sobre la posibilidad de poner una bomba en el aeropuerto, pero para su desgracia la Policía no vio nada gracioso en el mensaje.

Una semana después de publicar el mensaje en Twitter, Paul fue detenido bajo el amparo de la Ley Antiterrorista y fue interrogado durante siete horas por los detectives que interpretaron su comentario en Twitter como una amenaza a la seguridad.

Y eso no fue todo. El hombre de 26 años fue liberado tras el pago de una fianza, está suspendido en su trabajo a la espera de una investigación interna y le fue prohibida la entrada al aeropuerto de Doncaster de por vida.

"Nunca habría pensado, ni en mil años, que nada de esto pudiese haber ocurrido a causa de una entrada en Twitter. Soy el más tipo más educado que te puedas imaginar", le contó Paul Chambers al diario británico The Independent.

Además, Paul contó cómo fue el momento en llegó la policía a su oficina para detenerlo, el 13 de enero: "Mi primer pensamiento al saber que era la policía fue que tal vez un miembro de mi familia había sufrido un accidente pero me dijeron que estaba siendo detenido bajo la Ley Antiterrorista y me enseñaron una impresión de mi página de Twitter. En ese momento fue cuándo me di cuenta".

Lo peor es que el propio Chambers tuvo que explicar qué era Twitter a las autoridades porqué "nunca habían oído hablar de él". La policía le preguntó entonces por detalles de su vida cotidiana: qué hacía en su tiempo libre, cómo iba al trabajo y "otras cosas personales". El investigador principal, según palabras del propio Chambers le dijo entonces: "¿Entiendes por qué ocurre esto? Es el mundo en que vivimos".

Seguramente, desde ahora en más, el pobre Paul pensará dos veces cada twitt que planee publicar.