Mirtha Legrand mandó al frente a María Eugenia Ritó

Las promociones anunciaban la presencia de la vedette en el almuerzo, pero  no fue y en su lugar se sentó a comer Adabel Guerrero, su compañera de elenco. Los sospechosos motivos de su ausencia.
La Chiqui explicó el faltazo diciendo que "la Ritó" estaba enferma, pero no se privó de pegarle "un palito": "Raro ¿no? Porque ayer yo fui a ver la obra y me pareció que estaba bien. Pero bueno, no hay que ser desconfiados porque a ella le gusta venir acá", dijo.

Ya en la mesa, Adabel explicó que había aceptado gustosa el reemplazo de Ritó en la mesa y que se sentía contenta de poder lucirse como actriz en la obra de Nito Artaza. Pero Mirtha, algo molesta por no poder preguntarle directamente a una de sus protagonistas, debió acudir a Adabel para que le contase de la disputa entre la Ritó y Carlos Perciavalle.

Parece ser que desde el comienzo de la temporada, el cómico y la vedette se llevarían de los pelos. La causa del asunto serían las salidas de libreto de Perciavalle, que dejarían a María Eugenia offside.

Pero Mirtha parecía no estar conforme con lo escuchado en todos lados y quería saber más. Sin embargo, en Adabel no encontró una aliada porque la Guerrero sólo atinó a decir: "Algo hay". Entonces la señora no pudo con su genio y contó que en el día de ayer, mientras los dos  ompartían escena, Ritó interrumpió el diálogo para decirle a Perciavalle: "no me pises, todavía no terminé". Parte del público pudo haberlo escuchado, otro tanto pudo habérselo perdido, pero los protagonistas tuvieron la mala suerte de tener a Mirtha entre sus invitados, una señora que difícilmente pueda guardarse algo.


¿La Ritó fue botinera? Enterate en el Fotoblog de las Botineras