Karma, camaleona

La cantante compone su imagen y diseña su look... y su marketing.

La dueña de todas las miradas se lleva los laureles. Y era, casi, obvio. Este año, Lady GaGa arrasó con todo: impuso su música y, sobre todo, su onda símil cocoliche pero de estudiado diseño. "Yo misma creo mi look, todo lo que llevo puesto es mío. Trabajo con la ayuda de Haus of GaGa", cuenta al Sí! la cantante de nombre real Stefani Joanne Angelina Germanotta. Su nick responde a una idea del productor Rob Fusari, que comparaba su estilo vocal con Freddie Mercury.

Hace unos meses, la Germanotta editó The Fame Monster, una especie de secuela de su disco anterior, The Fame, con los mismos temas y ocho nuevas composiciones. A la cabeza, el gran Bad Romance, y su video erótico-futurista, en el que llora, tiene una tumba, los ojos se le agigantan y canta dos versos en francés.

¿Qué hay de bueno con Lady GaGa o por qué captó todas las miradas como novedosa si lo primero que hacen es llamarla la "nueva Madonna" o la "nueva Britney"? Como amiga de Kanye West y a pasos de haber concretado una gira juntos (The Fame Kills) no es sólo una maestra en el diseño de imagen & marketing: también sabe mezclar intertextualidad con fabricación propia (canciones). "Con Kanye está todo bien", nos aclara: "No pudimos hacer el tour juntos pero me dio su apoyo en The Monster Ball".

Con su propuesta que superpone auto-tune, ecos gótico-industriales, rock de los 70 y amor a la pista, esta loquita talentosa (cantante y pianista) quiere visitar la Argentina para cantar Alejandro. "Me entusiasma mucho ir ahí para hacer mi canción inspirada en el español". Esa, la canción de los chongos. Otra, Dance in the Dark, la de las difuntas mártires (Diana, Sylvia, Marilyn). Sus tracks la reinventan, camaleónica, como ella se reinventa. Tan repentino su éxito que muchos lo temen fugaz. Y ya (ya) le están buscando sucesoras para ponerles nombre: "La nueva GaGa".