¿Pena de muerte para homosexuales?

Preocupa nueva oleada homofóbica en el continente africano.

Aunque lo veamos irreal las legislaciones de un buen número de países africanos criminalizan la homosexualidad. Sin embargo, Uganda ha decidido ir más allá y se plantea aprobar la condena a muerte a los homosexuales. Ruanda, por su parte, podría sancionarla en su código penal. Una pareja gay de Malawi está en prisión por casarse en un rito tradicional y se enfrenta a 14 años de cárcel.

"Hay mucho miedo. Me decían: nos reuniremos en prisión o en la tumba. Parecía que esta Navidad iba a ser la última", dice Victor Mukasa, representante de la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas. Mukasa acaba de llegar a Suráfrica desde Uganda y explica que la ley que el Parlamento debatirá en las próximas semanas prevé condenar a muerte a aquellos con "homosexualidad agravada", esto es, por repetidas ofensas o, si siendo seropositivo, se mantienen relaciones con alguien del mismo sexo; a prisión perpetua a aquel que cometa el delito de homosexualidad y pretende obligar a todos los ciudadanos, so penas de tres años de prisión, a informar de todo aquel que sea homosexual.

Los activistas de los derechos de gays y lesbianas responsabilizan a una serie de fundamentalistas cristianos de EE UU del endurecimiento de la ley en Uganda. "Hicieron unos cursos en la capital, Kampala, el mes de marzo, diciendo que la homosexualidad se cura, que había que cambiar la ley, que los gays corrompen a los niños y reclutan, que son una amenaza a la unidad familiar", asegura Mukasa.

Gift Sibande, consejero de la Comisión de Derechos Humanos de Malawi, espera que Malawi, "conservadora, pero también muy tolerante", en breve pueda deshacerse de las leyes antisodomía, dado que van a ser denunciadas como inconstitucionales por los abogados de la pareja gay detenida hace dos semanas tras formalizar su matrimonio en una ceremonia tradicional. El juez denegó fianza a los dos hombres, de 26 y 20 años.